ANA MARÍA OTERO

 

En un descuido, por no pensar,

se dice algo que uno debería callar.

Pensamientos personales

que se pueden malinterpretar.

Una vivencia particular

que aunque creas que sí,

desde tu punto de vista

y sin haberla vivido

nunca podrás igual que yo interpretar.

Supones que me conoces,

que sabes cómo soy.

Pero lo que para ti es familiar,

no es más que una fachada,

que aunque no oculta por completo el interior,

no es todo lo que permite ver.

Te faltan datos para resolver la ecuación.

¿No ves tan claro como yo

que de este modo el desarrollo de la operación

indudablemente te conduce a error?

 

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s