MOISÉS ESTÉVEZ

Todavía hay esperanza. Una sociedad por recuperar, perdida en el
egoísmo, sumergida en un lodo que está pudriendo un presente, hipotecando
un futuro.
Prima la economía, el consumo, la opulencia, el tener más que el otro, y
por supuesto, la moda de aparentar, porque lógicamente, no todo el mundo
puede tener tanto, un concepto este, muy de aquí, ruedo ibérico de tambor y
pandereta.
¡Al carajo lo espiritual!
A la mierda las emociones.
No importa hoy,
menos importa mañana,
solo importa lo material.
Costumbre muy ufana.
Corpóreo o abstracto, podrido o atildado, bello o innoble, real o ficticio,
posible o utópico, blanco o negro, luces y sombras de un planeta al que
llevamos hacia una inevitable autodestrucción. Cuestión de tiempo, un tiempo
que inexorable, se agota con la compañía permanente de antítesis
concatenadas…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s