LUCES Y SOMBRAS

 

Te siento tan lejos…

Que creo que lo nuestro fue un sueño.

Una pesadilla cuando no te encuentro,

cuando tu recuerdo nítido

se hace difuso con el tiempo.

 

Cuando pasan los días

decrecen las expectativas,

nada cambia,

nada altera la rutina,

no consigo que vuelvas.

 

Otras…

Estás aquí,

a mi lado,

recostada sobre mi pecho.

 

Esas…

Te siento tan cercana que tiemblo.

Temo despertar

y ver que solo fue un deseo.

 

Esas veces te siento

cercana,

acurrucada sobre mi cuerpo,

como un axioma externo.

 

Esas…

Siento cómo se me desquebraja el corazón,

se colapsa la aorta

estremeciendo mi pecho

soplos intensos.

 

La carótida late frenética

inundando,

esquilmando,

de sangre mi mente,

obstruyendo con tu esencia mi cerebro.

 

Flotas de mariposas recorren mi cuerpo.

 

Mi otrora compungida alma

revive de nuevo.

 

Arde de pasión mi pecho,

sintiendo tu cuerpo tan cerca

que temo atosigarte,

agobiarte…

Que te evapores de nuevo.

Que nada sea verdad,

que todo fuera un sueño.

Que solo en mi mente

tengas cabida compartiéndonos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s