ROCÍO PRIETO VALDIVIA

 

Tenías miedo de Enamorarte.

Y Mírate con la mirada perdida cómo  un barco a la deriva.

Cómo pidiendo al verdugo más dolor.

Arraigado, acorralado entre lo ambarado de mis ojos.

Y yo triunfante, cuál Pantera negra.

Desgarrando tu corazón entre mis dientes.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s