ADÁN ECHEVERRÍA

 

Eso de reciclarse nos va y nos queda

y vamos y venimos como las estaciones

secas lluvias nortes y otra vez las secas

así estacionados en la niebla

 

He matado y me han matado

las lunas carniceras se llevaron labios

los dientes perdidos en que nos fuimos acabando las pastillas

tanta línea pálida y las pastillas

y las carreteras y el silencio

y ese tumbo

acá por dentro

ese tumbo que no deja de ser significante

un sollozo

o las muñequitas que tantas veces me dieron su rencor

sus amígdalas repletas y el silencio

 

Hoy nos quedamos a contemplar las hojas

de los árboles caer

y tú caías con ellas

yo era el caño para recibir tus días de otoño

esas lluvias nortes secas

en que siempre terminas cayendo sobre mi vértigo

Porque la luz es una y no está conmigo

pero sí la sonrisa abierta de la noche

sí la furia que nunca puede abandonarnos

 

Me miro quieto   profanado

con las piernas dobladas sobre el pecho

y la mirada fija en las estrellas

Qué me dices de tus lágrimas y del dolor en el labio

el maldito costado de agua y sangre y agua

y la niebla

este recordar tu voz que fue apagada por el golpe

por el brillo

y tantas líneas en que se nos van los minutos

tanta línea pálida para las pastillas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s