ESRUZA

Reflexiones de una amiga a su amigo

Sé que en el fondo me censuras, querido amigo, es poco lo que te he platicado y no me entiendes, no quieres escucharme, no te gusta que hable de él, ni siquiera sabes su nombre, pero hoy te contaré una historia, después de mucho tiempo, aunque no quieras escucharla:

Se llamaba…mejor no decirlo, no quiero mencionar su nombre, es un pasado doloroso que quedó perdido en el tiempo. Amándolo me aleje, sí, pero no le importó retenerme. Era lo mejor, al menos, eso pensaba yo, pero el sentimiento quedó latente, aunque él diga que fue “poquito amor”; tengo mala memoria, pero hay palabras, frases que no olvido; fue mejor que me alejara,

No hubo una palabra de consuelo, de aliento, de ternura y comprensión por lo que no germinó, sólo a mí me dolió. Pasó mucho tiempo, todo lo olvidó, no compartió mi dolor al enterarse. Sí, fue mejor que me alejara.

Quise olvidar, lo he intentado, pero difícil es y no queda tiempo. Fue mejor así, no había nada que nos uniera, sólo poquito amor ¿por qué armar tanto alboroto? Pasado el tiempo, que a veces todo lo cura, (aunque en mi caso no sea así), todo lo olvidó, hasta lo que no germinó. Sólo yo recuerdo lo que fue un pedacito de mí, ¿puede llamarse “alboroto?”

Me pregunto: qué determina que el amor se vaya. ¿Los conflictos, las pertenencias, las pérdidas, los reclamos, la lejanía o el tiempo? Son muchas preguntas sin respuesta, y en su lugar sólo quedan palabras amargas y de reproche, que duelen, aunque sean dichas sin sentirlas, por culpas compartidas que no tienen remedio; quisiera saber, pero no encuentro las respuestas; creo que he armado toda una historia sin bases, en la cual sólo yo he perdido. No sé, querido amigo, a veces me confundo, me he ahogado en un vaso de agua, agua que no era para mí, me lo has dicho.

Tal vez sea la amargura la que me dicta lo que escribo. Tanto tiempo ha pasado que esto se ha convertido en historia vieja y trillada, aunque no para mí. No hay comunicación alguna, no hay mensajes, no hay un ¿cómo estás? Por eso, ya dije adiós a ese pasado y te gustará saberlo, aunque, tal vez, demasiado tarde. Nueva vida tiene, nueva pertenencia, que hay que conservar, porque el camino restante es corto, aunque el amor, quizás, ausente esté y prevalezcan las convenciones, ya es tarde para todo. Rencor de mi parte no hay, pero si mucho dolor y resentimiento, sin embargo, deseo lo mejor en la vida que emprendió ya hace mucho tiempo, y con una semilla que sí germinó, que alegra sus días y aligera sus problemas, quizás, no sé, querido amigo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s