PENÉLOPE

Pasaban los años y seguía sin conocer a un hombre que me hiciera sentir bien, siempre mismo, solo faltaba llevar un libro y leer mientras me follaban, pasaba el tiempo y no tropecé con nadie que me diera salsa al cuerpo. Siempre con la esperanza de que en primavera o verano lo encontraría, por aquello que se dice que en estas estaciones las hormonas se alteran y esperaba mi momento.

Un día en el despacho hablando con mis compañeras,  secretarias de otros despachos. Una de ellas me contó que había estado en un sitio que iban hombres, mujeres y parejas que buscaban solo sexo, con juegos, música, baile, cena, tertulias y muchas cosas mas, pero….. maldito pero, siempre tiene que salir, todos tenían que ir desnudos.

A partir de ese momento y viendo mi alrededor, opté por saber más y ir a ese sitio, haber si encontraba un pastor de rebaño que floreciera mi coño, porque nada, fallecía y veía en mi lápida un cartel diciendo…. pobrecita, toda la vida trabajando y murió casta y pura hasta final, solo con desgaste en dos dedos.

Que pena, así que durante varios meses, creo que fueron cerca de cuatro, preguntaba, y preguntaba. Gasté muchos cafés para que me contara esta chica, y un día dije…. este viernes voy pase lo que pase, pero llamé antes porque con la suerte que tenía, seguro que ese día sería para gays.

Me dijeron que había una fiesta de confraternidad y entonces ya si que me anime del todo. Ese era mi día.

Llego el viernes y durante toda la tarde, mas de tres horas me estuve preparando, me depile bien por todas partes, busque un tanga invisible de esos que solo es un hilo, puse las tetas arriba y busque vestido, saque los siete que tengo en el armario y probé todos, una vez, dos y tres veces, tenía que encontrar un hombre y debía estar perfecta.

No sabía como pero mi coño tenía que bailar a ritmo samba. Así que al final me decidí por un vestido blanco largo transparente, el que hacía que mis pezones y pechos se apreciaran y me quite tanga.

Me puse unas sandalias blancas de tiras muy de mar con medio tacón y llamé a un taxi, porque sino todo el mundo iba a ver que no llevaba nada y que me dirían por la calle…. eh esa tía va a por marcha, busca hombre.

No podía, así que cuando llego baje y casi corriendo me metí de cabeza por vergüenza. Había escrito en un papel la dirección de donde debía llevarme y se la di al conductor para no hablar nada con el.

El coche arranco, yo miraba por la ventana y a veces las farolas parecían pollas, en mi cabeza solo pensaba que tenía que estrenarme, porque con esta edad, ya no era plan de no saber lo que era un orgasmo.

Cuando llegué, vi un local con la puerta cerrada y un timbre, llame y abrió un hombre con aspecto de ir al gimnasio y con una sonrisa me invitó a entrar, después de un pasillo largo me recibió una mujer exuberante simpática y empezó hablar sin parar, yo no me enteraba bien de tanto como hablaba y de repente entramos a una sala gigante donde había dos barras de Cocktail y bastante gente.

Me acompañó a otra sala donde habían duchas y taquillas, parecía el baño de un gimnasio,  me entrego un albornoz rosa y me dijo que me quitara la ropa y me pusiera el albornoz. Ella esperó sentada mientras me quitaba la ropa.

Me desnudé , esperaba estar incomoda, pero no fue así, supongo que estaba mentalizada puesto que tenía claro a que había ido aquel sitio. Cuando estuve lista, salí con aquella mujer exuberante para que me enseñara las diferentes dependencias del local.

En cada sala mis ojos eran como platos, salas llenas de gente follando, en el suelo, sobre las mesa, sofás, camillas, sado…. paredes con pollas por unos agujeros, hombres con hombres, mujeres con mujeres, mixto, no controlaba lo que veía, era demasiada información y mi cerebro utiliza un sistema antiguo de windows y no almacenaba bien por la lentitud, proponiendo que debía ampliar mi cerebro.

Y después de todo me confundían las salas y ni sabía que tour había hecho, así que volvimos a la sala de Cocktail, me pusieron una copa de champán. Se fue la mujer exuberante y me quedé sola, miraba nerviosa a todos los lados y no sabía donde fijar la mirada, solo veía pollas, coños y gente riendo.

A los dos minutos de estar confundida y intentando meter datos en mi cabeza, se acerco una mujer simpática y empezó a dialogar conmigo sobre si era nueva, que tal veía eso, a que había ido y preguntas absurdas.

Tomó una copa de champán conmigo, quería hacerse la  simpática, y como no conocía a nadie pues acepté su conversación y a la media hora me invitó a unirme a un grupo de conocidos o amigos de ella. Cuando llegamos a la zona de sofás donde estaba el grupo, vi gente con pollas colgando, vaginas al aire y pechos de todos los tamaños, en total once personas.

Me presenté, y la verdad es que eran muy agradables y simpáticos. Me Invitaron a mas champán y después de una hora y algo, propusieron ir al jacuzzi y fuimos todos para allá. Rápidamente perdí la vergüenza, me quité el albornoz y me metí en la piscina con burbujas.

Me alagaron diciendo que tenía un buen cuerpo y que era muy guapa…. y que pechos y esas cosas y me sentí bien, estaba contenta y poco a poco me metí más en ese grupo. Junto a mí se puso un hombre con una polla que no estaba nada mal, no era ni pequeña, ni grande, pero estaba caída y empezó a acercarse y me empezó a tocar, cogió mi mano y la llevo a su polla, me asombré porque era distinta, esta era carne y empezó a subir, no crecía pero si subía y eso me gustó.

Así que me deje llevar por el momento, empezaba a sentir cosas diferentes a lo que yo conocía, era otra cosa y estaba notando cosas que antes no había sentido y me entregué, los demás viendo que íbamos acelerados como un Ferrari, propusieron ir a otra sala para estar cómodos y solos y como estaba ya cachonda dije que si.

 

No se si por el champán, las burbujas del agua de la piscina o lo que fuera, perdí los papeles y me entregué a ese grupo.

Al llegar a la sala, cerraron la puerta y solo podía ver a media luz cinco colchones en el suelo con sabanas tipo papel con toallas pequeñas de secar, colonia y un montón de frascos de cremas.

Nos tumbamos todos en aquellos colchones y me empecé a encontrar como mareada o no entendía si por no comer o por el champán o burbujas o que mi coño estaba aplaudiendo de alegría, pero no estaba muy consciente, empecé a notar muchas manos en mi cuerpo, tocándome y metiendo los dedos en el coño.

De repente tenía la polla de ese chico en mi boca, no había chupado nunca una y era una sensación rara y no podía decir que no a nada, notaba como que todos me tocaban y estaban sobre mí, de pronto noté una polla dentro de mi y al mirar vi un hombre del grupo que no tenía pelo que estaba follandome y la chica rubia que me había presentado, me chupaba el coño al mismo tiempo y el hombre que me estaba metiendo la mano en el jacuzzi tenía su polla en mi boca.

Se movía cogiéndome la cabeza para que chupara y así lo hacía , el calor me invadía, estaba cachonda, caliente que mi coño era fuego, todo estaba caliente, muy caliente y una sensación que no había sentido nunca, me gustaba mucho, quería más y mas fuerte, necesitaba mucho más .

Pero llego el momento que no esperaba, el hombre que tenía su polla en mi boca se corrió y me echo todo en la boca, fue una sensación muy rara que recorrió todo mi cuerpo, y por otro lado el sabor no era malo, no me gustaba pero al mismo tiempo no estaba mal.

Recordé lo que tanto buscaba y que había ido a ese sitio para saber más. Una vez que se había corrido este chico, se bajó hasta mi coño, quito al calvo y metió su polla dentro de mi, pero ya no era mismo, el calvo la tenía más dura, y la de este hombre estaba floja, pero me gustaba, y la rubia seguía chupando mi vagina y exploté, me corrí inmediatamente con un gran placer, y yo decía para mí…. por fin he sabido que se siente, que maravilla y que gozada, ya soy mujer.

Después de esto, la mujer me cogió y llevo mi cabeza a su coño y veía a el resto del grupo follando entre ellos y uno de los  hombres agachado metiéndole a la morena de pechos grandísimos la polla, otro hombre metiéndole la polla por el culo a este.

Ver todas esas escenas me motivo y agaché la cabeza y chupe la vagina de la rubia, era un sabor raro, a sal, y al chupar los labios se movían y no me concentraba, todo era como si estuviera viviendo en un sueño, había una parte de mí que quería despertar y otra parte que no.

Pero seguía, y como mi postura era agachada de rodillas sentí como entraba dentro de mi coño una polla y se movía y era tal excitación el no saber de quien era aquella polla que me ponía aún más cachonda y quería más, apretaba con mi culo hacía atrás y gemía como una loca, la rubia también gritaba, pensaba que se iba a correr, y de repente el hombre saco la polla de mi coño y la metió por mi culo, sentí dolor y poco a poco con sus movimientos empecé a sentir gusto, yo apreté hacía atrás para que me la metiera más y la rubia se corrió entre gemidos y el  hombre también.

Caí rendida en aquel colchón boca arriba, y de pronto el hombre que estaba metiendo la polla a la morena, se puso encima de mí y me follaba, metiéndola y sacándola con desesperación, mientras la morena tocaba mi clítoris con sus dedos y volví a experimentar el inimaginable calor y volví a explotar.

Ya no podía más, después de estar tumbada cogiendo fuerzas otro hombre quería meterme su polla y le dije que no podía, que estaba exhausta y necesitaba descansar. Me levanté como pude y me despedí.

Fui al baño y me duché, me vestí y me marche sin hacer ruido.

Cogí un taxi y me llevó a casa, llegué y no era capaz de pensar en lo que había pasado y que era lo había sentido, bueno eso si, me gustó la experiencia pero no volvería a ir.

Llené la bañera y estuve dentro durante una hora con los ojos cerrados. Después salí, me sequé y me acosté. Dormí casi 14 horas seguidas. Al levantarme sentía molestias en el culo y la vagina, pero entendí que era normal y no le di importancia.

Pasaron tres meses y cada vez sentía más molestias en la vagina y  cuando llegaba por la noche a casa y me quitaba el tanga olía mal. Así que un día dije voy al medico y me hizo una exploración y dijo que tenia toda la vagina infectada en grado 1, y vi la cara que puso, que me asusté, dijo que inmediatamente a quirófano porque podía pasar algo al corazón porque estaba insalvable de la infección que tenía. Y sin darme cuenta, me encontré en un quirófano y ya cerré ojos.

womanpenelope.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s