PENÉLOPE

En un viaje de trabajo que Mark debía hacer, me invito a que le acompañara eran casi catorce horas de coche y así podríamos hacernos compañía.

Me puse un vestido tipo camisola ancha  y un pantalón Nike de deporte. Salimos de casa sobre las 12:00h. de la mañana  y emprendimos el viaje, pensamos que pararíamos para comer más tarde por el camino.

Eran cerca de las tres de la tarde, teníamos que poner gasolina al coche y aprovechamos para comer algo rápido, nos sentamos en la cafetería de servicio y comimos sándwiches y tomamos café.

En la comida me dijo que me miraba las piernas cuando cerré ojos para dar una cabezada. Me sentí bien que dijera eso, porque era tímido y no solía hacerme ese tipo de piropos. Terminamos de comer y cogimos el coche para seguir con nuestro viaje.

Era una carretera con poco tráfico, eran cerca de las ocho de la tarde y todavía nos quedaba unas cinco horas para llegar a nuestro destino, estaba anocheciendo. Íbamos buscando una cafetería de servicio para comer algo y descansar un poco, pero no encontrábamos nada, todo estaba oscuro.

Notaba como Mark de vez en cuando me miraba las piernas, yo me hacía como que dormía y con disimulo me subía un poco el vestido para que viera mis muslos.

Recorrimos unos kilómetros más y encontramos una cafetería, paramos y apenas había ya nada, y tomamos café y tarta de manzana que les quedaba y al salir de la cafetería fuimos al aparcamiento, subimos al coche y continuamos con el camino.

Lo cierto es que daba un poco de miedo aquella carretera porque no había coches ni nada. Arrancó el coche y según íbamos por aquella carretera desierta para incorporarnos a la autovía, de pronto paró en otro camino paralelo y cerró los seguros de las puertas del coche.

Le pregunté que para que paraba y el dijo que estaba muy cachondo y que tenía que follar. Eso me gusto, la expresión de su cara y el tono que utilizó, le hice una sonrisa, se acercó a mí y empezó a tocarme el coño por encima del pantalón.

Rápidamente me cachonda y noté como empezaba a mojar el tanga, el siguió tocando mi coño, era sensación extraña sentir dedos por encima del pantalón o el entorno. No se, pero yo por momentos me ponía más cachonda, y como el coche es un Buick sedan, pasamos atrás que es más ancho y largo.

Me quité el pantalón y fui a quitar el tanga pero no me dejo, siguió tocándome por encima de el. Mis tetas se pusieron duras  estaba tan cachonda y apunto de correrme que quise tocarle la polla, pero me dijo que tranquila y seguía moviendo sus dedos entre las braguitas, cada vez sus dedos iban más rápido que no pude controlarlo y me corrí con un gemido que casi grité.

No se que pasó pero fue una corrida extensa, como sería que empapé las braguitas y tuve que quitármelas de lo mojadas que estaban, hasta pensé que me había hecho pis, pero no, eran mis flujos.

Después el saco la polla de su pantalón y empezó a menearse la, me puso de rodillas, con la otra mano cogió mi cabeza con fuerza y me la metió en la boca, empezó a gemir, gemidos continuos y acelerados. Estaba muy cachondo, su polla estaba dura y salían gotitas por la punta.

Me decía que le hablara de como me hacía las pajas y yo no podía hablar con la polla en la boca. Al notar su excitación, movía la cabeza cada vez más deprisa….seguía y seguía comiéndome su polla.

Mark seguía con su mano haciéndose la paja mientras yo seguía chupandola, pensaba que se iba a correr en mi boca, pero cuando parecía que se iba a correr, la saco y me dio la  vuelta y me la metió por detrás de una vez, empezó a meterla y sacarla de mi coño.

Yo trataba de tocarle los huevos y entonces empezó a hacerse la paja de nuevo al mismo tiempo que metía su polla en el coño, noté como se ponía más cachondo aún y se movía mas rápido y decía….. que ya viene, que ya sale, ya, ya…. y la saco de golpe y se corrió sobre mi culo y eso y notar lo cachondo que estaba, me  puse cachonda otra vez.

Que manche de mis flujos el asiento del coche, cuando terminó con su corrida, le cogí su mano en la postura que estábamos y hice que me metiera los dedos en el coño mientras yo me hacía una paja tocándome el clitoris y me corrí de nuevo.

Fue una pasada, me corri dos veces.

Luego nos limpiamos con toallitas humedas, nos vestimos y seguimos el viaje y sin bragas porque estaban mojadas

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s