ADÁN ECHEVERRÍA

 

Ella esperaba abierta sobre la cama

yo me ocupaba de endulzar las piernas de su madre

arriba en el segundo piso

aquel retazo de padre miraba el televisor dándose patadas

cada 22 segundos devolvía luz a sus ojos

cada cinco brincos su esposa gemía intacta

 

Ella era sabia

tenía la certeza encima de la estufa

sabía que en mis días de calor intenso

la noche no era sólo una semilla para los párpados

Ella esperaba abierta sobre la cama

 

Cómo me encanta hacer el amor a las mujeres embarazadas

tienen los pechos tan dulces tan sólidos

y caen jugosos para mancharme los bigotes

 

Pero su madre pasaba de los cincuenta años

y no era su panza de embarazo sino de tanta mala dieta

Tenías las grasas hermosas y las estrías ardientes

sus caderas gigantes me cubrían harto

 

Ella me esperaba abierta sobre la cama

si no llego en veinte empezará sin mi

pero su madre no era materia fácil

había que saludarle los años

adornarle las orejas y acariciarla largamente

 

Recuerdo que cuando joven

mi novia virgen tenía una madre suculenta

sus pechos eran dos esferas que siempre me alumbraban

entonces yo jugaba mucho fútbol

y me gastaba los marlboro uno tras de otro

era yo tan recatado

que sólo me gustaba mirar a las niñas desnudarse

una después de otra detrás de las puertas

 

Ella me espera abierta en el borde de la cama

Los gemidos de su madre le excitan las cabras

al costado de su carne

 

Acá la tengo rendida

sumergida en la cocina

hemos recorrido la alfombra mientras el esposo gritaba ¡gol!

 

Y ella que me recibe con los brazos abiertos

se encuentra a punto a punto sobre su piel

justo al borde de la cama

para que me arrodille

 

Su madre nos grita que al terminar bajemos a cenar

su padre ha ido a comprarse más cervezas

Ella se ha hecho líquida

hacia mi abierta lengua

 

La noche va llegando

hay que cargar al viejo con todo y borrachera

luego en el sofá a ver una película

Ella se va durmiendo   se siente algo agotada

recuesta la cabeza sobre mi pecho

Su madre estira la mano

para sobarme otra vez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s