XAVI ALTA

Yolanda. 8

El bar se llamaba La Cueva. Parcialmente, había dado nombre al grupo, pues solían reunirse en él, fuera para tomar la primera cerveza de la tarde, fuera para cerrar la noche bien entrada la madrugada. Era el local más rockero del barrio, pues vinilos de grupos norteamericanos y europeos decoraban las paredes del bar, cada uno enmarcado en un fino cuadrado de plástico del mismo color que el centro del disco que abrazaba.

Desde Hendrix a Rammstein, de los Stones a Green Day, de Queen a Metallica, bandas de éxito, que no habían renunciado a la calidad a pesar de llegar al estrellato. Grupos con los que compartían la misma voluntad de triunfar, de ganarse la vida en el mundo de la música. El deseo de ver algún día su vinilo, hoy en día sería un CD o un USB con su nombre tal vez, pensó Yoli, colgado de aquella sala de trofeos.

“Paso de compartir nada con este mierda, menos mi música”. Sergio atacaba de nuevo. Adán, en cambio, se mostraba más calmado, contemplativo incluso, harto de aguantar las estocadas del toro desbocado, pero paciente. Fuera porque se sentía el eslabón débil de la cadena, o porque no tenía nada que perder, no permitió que su hermano lo sacara de sus casillas. Yoli tuvo que reconocer que estaba aportando más a la estabilidad del grupo el novato, el foráneo, que su queridísimo hermano, que por una vez le pareció que se quería más a sí mismo, o a su orgullo, de lo que quería a Father’s Cove.

July trataba de temperar los ánimos, “Sergio, joder, no te pongas así”, pero no había manera de bajarlo del burro. Él había fundado el grupo, él había puesto todo su empeño en hacerlo funcionar, él había comprado los primeros instrumentos, él había enseñado y metido el gusanillo por la música a su hermana, él había apalabrado los primeros conciertos, él había… Adán no había hecho nada de eso, solamente daba por culo dándoselas de Pink Floid, tratando de convertir un barco pirata en un velero de recreo.

Yoli no estaba en desacuerdo con su compañero de piso en que Adán era un poco Pink Floid, una especie de pijo popero presuntuoso, pero era buen cantante y buen músico, eso debía reconocerlo. Era cierto, además, que aportaba matices más melódicos, pero ¿es que el estilo musical de un grupo era un dogma inmutable? ¿El Black de Metallica sonaba igual que el Kill’em all publicado siete años antes? El Live Magic de Queen, su álbum en directo favorito, ¿no era un compendio de variados estilos musicales condensados en un poco más de una hora?

“No seas obtuso, joder” increpó la chica a su hermano. Estaba harta, había colmado su paciencia, pero no pudo continuar. Los ojos negros de Sergio se le clavaron más allá de las retinas, agresivos, violentos, retándola a soltar toda la mierda que llevara dentro, pero no se atrevió. Su hermano imponía, siempre le había impuesto mucho respecto, más que papá o mamá. Pero esta vez no se arrugaría. Esta vez le aguantó la mirada, desafiante, dejando al chico desconcertado pues no esperaba esa actitud en su hermanita. Ella siempre lo apoyaba, sobre todo ante los demás miembros del grupo.

El botellín cayó al suelo rodando. No había sido su intención, pero el desafío al que se sentía llamado lo había crispado más si cabe, por lo que alargó la mano señalándola, ¿qué coño te has creído?, quiso soltarle, pero el cristal rodando por la mesa, manchando la madera oscura de jugo de cebada aderezado con 5º de alcohol, impactando en el suelo sin romperse, provocó que los cuatro miembros del casi difunto grupo, dieran un respingo.

Tomó la botella del suelo, prácticamente vacía, cagándose en la puta, para posarla violentamente sobre la mesa, aquí mando yo, quiso gritar pero los negros ojos de su hermana seguían allí, respondiendo inmisericordes. Extrañamente incómodos. La muy puta había tomado parte, pues muy bien, “aquí os quedáis” escupió levantándose de nuevo para dejarlos plantados. No iba a permitir que July y el pijo de mierda de Adán se dieran cuenta que su hermana podía retarlo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s