PENÉLOPE

Mark es un hombre que se deja hacer y me complace en todo.

Un día me propuse ponerle cachondo durante todo el día, tenía ganas de algo diferente, romper la rutina y darle una sorpresa, mientras estaba en su trabajo, me desnudé y me puse sobre la cama abierta de piernas.

Me abrí bien el coño y me hice unas fotos que le mandé, me empecé a tocar los labios, el clitoris y acabé poniéndome cachonda y haciéndome una paja mientras pensaba en él, me metí los dedos y se me ocurrió gravarlo, hice un vídeo haciéndome la paja hasta que me corri y también se lo mandé.

A los minutos de haberle mandado las fotos y el vídeo me fui a la ducha y sonó el teléfono. Era Mark, preguntando, interrogándome y el motivo de todo.

Estuvimos hablando y le pregunté cómo se sentía, que estaba cachonda y le esperaba porque quería follar. El caso es que me estuvo llamando durante todo el día, casi cada hora.

Cuando acabo de trabajar ni siquiera paro a tomar una cerveza en el bar que acostumbra a ir después del trabajo antes de volver a casa.

Cuando llegó, oí las llaves en la puerta de la entrada de casa, me apresuré y le recibí desnuda. Le di un beso, metiéndole la lengua en la boca, note como su polla estaba dura a través del pantalón, después fue al baño a darse una ducha.

Fui tras él y le observaba mientras se desnudaba y se lavaba, él me miraba con una sonrisa picarona, me senté abierta de piernas en el mueble del lavabo frente a él, apoyando los pies uno y otro al lado de mi cadera.

Vi como su polla fue creciendo delante de mí y le pedí que se tocara. Cerró el grifo del agua y empezó a tocarse la polla de arriba abajo mirando mi coño.

Yo me tocaba con una mano el clitoris y metía dos dedos dentro de la vagina, con la otra me restregaba las tetas y pellizcaba los pezones. Veía como su mano por momentos aumentaba el ritmo, yo empecé a gemir y él jadeaba.

Le dije…. mira que mojada estoy, me pone muy cachonda tu polla, tengo el coño hinchado, voy a correrme y de pronto vi como salía el semen de la polla.

Abrió el grifo de la ducha de nuevo y se lavó, mientras yo seguía tocándome. Le dije… acércate y come me el coño. Se arrodilló y metió su cabeza entre mis piernas. Se la cogi con las dos manos y la apreté contra mi, abriendo todo lo que pude las piernas.

Sigue Mark, le susurraba… estoy a punto, mueve la lengua rápido, más de prisa, sigue, sigue… Le movía a cabeza, de un lado a otro y empujándola más adentro, mi excitación no tenía freno y me deje comer y exploté como un rayo recorriendo todo mi cuerpo.

Después entramos los dos en la ducha y nos lavamos el uno al otro. Cuando acabamos, me seco con una toalla con delicadeza. Nos pusimos unas camisetas y salimos al salón, estuvimos hablando del calentón de todo el día.

Fue genial, una experiencia que deberían probar todas las parejas. Rompes la rutina y te da ganas de seguir probando cosas nuevas para despertar el deseo.

womanpenelope.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s