MOISÉS ESTÉVEZ

Malos tiempos vivimos. La desigualdad social impera junto a un
escepticismo creciente respecto a un sistema que no ofrece soluciones a las
desgracias.
Se ha enquistado un ‘sálvese quien pueda’ haciendo que las personas
hayamos dejado de serlo hace ya bastante, convirtiéndonos en lobos para con
nosotros mismos.
Los engranajes de la maquinaria encargada de facilitar el bienestar
anhelado fallan, y los artífices del invento y los encargados de su
mantenimiento se están ‘echando un cigarrillo’, mirando de soslayo e
indiferentes al los que catalogamos como los más desfavorecidos.
Iluminado aquel, y bendito sea el que acuñó dicho término eufemístico,
desfavorecido…
Viajaré a la arcadia de hormigón,
de hormigón y acero,
de acero y cristal,
moderna urbe industrial,
industrial y tecnológica,
erigida icónica,
ora real, ora irreal,
siempre surrealista…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s