ADÁN ECHEVERRÍA

 

No puedes descuidarte cuando entres al baño de una dama

aprovecha para inclinarte sobre su inodoro y disfrutar con los olores

con que ha impregnado sus espacios

debes mirarte frente a su tocador y conocer el color de las sombras y

los pinta labios

llevarte a la nariz sus calzones Estirarlos al máximo

lamerlos y untártelos por el cuerpo

Recuéstate en el piso

e imagínala ahí

sentada en la taza del baño rasurándose las piernas

rapándose como una tierna doceañera

Aprovecha para mirar en los rincones del espejo

y observarla sonriente mirándose las tetas

midiendo sus carnes y sus formas

aprobando y discutiendo sobre futuras dietas

Percibe la humedad que han dejado sus huellas en los azulejos

restriégate los ojos

acaricia cada mosaico de su baño persiguiéndole el ego

los sueños harán que la verga se te pare

imagínala ahí  de rodillas

lamiéndote los huevos

imagínate enredar la muñeca de tu mano izquierda en su cabello

y con la mano derecha

empujarla para llegarle al fondo en la garganta

hasta casi hacerla vomitar

Dile que te escupa el miembro

y que pase su mano ensalivada

desde la raíz hasta la brillosa punta del glande

apretando apretando para sanarte las heridas

olvidarlo todo

No puedes perder la oportunidad al entrar al baño de una dama

Al salir

darás las gracias con esa sonrisa angelical

de hombrecito bien portado

que hasta quiere conocer a su familia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s