PENÉLOPE

Con veinte y pico de años, seguía mi inquietud en conocer el sexo, quería saber todo. Me lanzaba a conocer gente nueva con la que poder tener experiencias diferentes.

Conocí a un chico que se llamaba Josep, en una fiesta que organizó mi amiga Lisa por su cumpleaños, empezamos hablar y al rato se acercó una chica. Era su mujer,  su nombre era Magui, esta era muy simpática y nos pasamos casi el resto de la fiesta juntos los tres. Hablamos, bailamos y entre copa y copa la conversación cambio de tercio.

Más picantes los tres conversábamos de sexo e inquietudes. El caso es que ellos querían dar emoción a su relación, y así sin darnos cuenta, me propusieron cenar la noche siguiente con ellos en su casa.

Llegó la hora y me presente en su casa, para la ocasión me puse un vestido blanco, ajustado con estampado de color rosa y sin ropa interior.

Tenían una casa muy acogedora y moderna, con muebles rojos y negros, grandes sillones con muchos cojines.

Magui llevaba como un blusón negro, suelto por encima de las rodillas y él un conjunto beige, con camisa y pantalón de lino.

Nos saludamos con besos en las mejillas y abrieron una botella de vino blanco Verdejo. Me senté en el sofá grande y Magui junto a mi, Josef se sentó frente a nosotras. Sobre la mesa habían unos aperitivos, aceitunas, patatas chips, mejillones, jamón…. lo típico.

Hablamos de lo bien que lo habíamos pasado durante la fiesta del cumpleaños de nuestra amiga y poco a poco, retomamos la conversación de sexo.

Por momentos el ambiente se fue caldeando. Josep no dejaba que las copas estuvieran vacías y bebíamos sin pensar, empezamos a reír con lo excitante de la charla.

Mis pezones empujaban mi vestido, me recosté en el sofá relajada. Notaba como Josef miraba mi entrepierna, el bulto de su pantalón iba aumentando.

Magui se levantó y fue a tocar la polla de Josep, diciéndome…. mira que dura la tiene , yo le hice una sonrisa y ella se arrodilló frente a él y sacó su polla, era de un tamaño perfecto y gordita, la cogió con una mano y empezó a chuparla , al mismo tiempo que la movía de arriba hacia abajo.

Yo cada vez más cachonda de ver la escena, bebí un sorbo de vino y abrí un poco más las piernas, me empecé a tocar el coño mirándoles, el no apartaba la mirada de mí y estuvimos un rato así.

En un momento dado ella se levantó y me cogió de la mano, acercándome a Josef para que continuara chupandole la polla. Me levantó el vestido hasta la cintura y me arrodille, metiéndome la polla de Josef en la boca.

Estaba caliente y muy dura, Magui se agachó tras de mi, metiendo su lengua en mi coño, la movía despacio y empujando. Saboreando mi coño como si fuera un helado de fresa. Estaba súper excitada y empecé a chupar la polla cada vez más deprisa. Magui al notar mi deseo, también acelero su lengua.

Estábamos a punto de explotar y de pronto, Josep estalló, sin control. Con gemidos y convulsiones, corriéndose dentro de mi boca. Entonces me di la vuelta y fui a besar a Magui, pasándole el semen de Josep. Lo trago y saboreó.

Su cara de satisfacción lo decía todo, le gustaba el semen de su marido. Ella seguía moviendo sus dedos en el coño y al tragar se corrió.

Mientras tanto Josep se levantó para lavarse, cuando regresó Magui me había tumbado en el sofá grande y estaba mordiendo mis pezones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s