ROCIO PRIETO VALDIVIA

 

Tú yo  no perdimos el equilibrio

recuerdo tus palabras; si no fueras mujer

serias mi mejor amigo

y en las esquinas del tiempo

mil veces morimos.

y a pesar de la distancia

nos queda el verdor del deseo

que se funde el ocaso de los días

que fenecen cada tarde.

mientras las arenas del tiempo

se nos meten por los ojos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s