MANGER

 

¿Cuál era el mensaje, pequeña botella?

 

¿Qué ayuda pedías

en ese interior de frágil cristal?

 

Surcaste esperanzas buscando

unas manos que te recogieran;

tormentas, rayos y huracanes,

quisieron romper tu secreto en sus mares

y hundirlo en el fondo,

sellando con ello el olvido

debajo de un polvo salobre…

 

¿Cuál era el mensaje, mi verde botella…?

 

¿Qué dijo la voz solitaria que dictó

en esas entrañas urgente socorro?

 

Las olas te azotaron en locos vaivenes,

te abatieron, esculpieron su espuma,

pretendieron tragarte por siempre

y aguantaste su envite pese a su fiereza…

 

Pequeño continente…

¡guardaste tan celosamente

el alma que encierras…!

 

¿Cuál era el mensaje, mi loca botella…?

 

¿Y dónde fue a parar la salobre lágrima

que despidió tu incierto viaje?

 

Y ahora que vuelves a nos,

que son unas viejas manos

las que hoy te recogen,

recuerdo por fin cuál fue ese secreto:

que somos el náufrago que rogó socorro

y pasó una vida esperando tan sólo

ese Cielo que nunca llegó.

 

¿O acaso cambiaste el mensaje,

mi vieja botella?

 

No… Ya sé que no…

Tú nos lo has devuelto

para hacernos ver el tremendo error.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s