ADÁN ECHEVERRÍA

desde tu corazón digo a todos que muero

Olga Orozco

Nos atrevemos a mirarla de nuevo a pesar de los años

Tal vez en una librería

quizá el supermercado

El gastado tiempo sobre las carnes

los dibujos y las marionetas del recuerdo palpitando en la sien

Es ella nos decimos: ¿Es ella?

Revisando de perfil las latas de conserva

la solapa de algún poemario

Y es que algún suceso de nuevo se presenta para armarse de valor

¿Si alguna vez nos bebimos los labios

porque ahora uno tiene que detenerse como un cuervo mirándola de lejos

atreverse a los encuentros  o quedarse desentonado?

Lo mío es aquello de decir que No   y ocultar el rostro

Alguna vez la ví venir hacia mí con su caminar de maremoto

y puse la mirada entre los rostros de antiguos paseantes

que nada sabían de aquella nuestra historia

fueron tan efectivos como cómplices al ignorarla

Alguna vez a los 17 éramos eternos

héroes que podían enlazarse la cintura con el brazo

¿Cuál cintura? nos decimos ahora en el espejo

Uno tiene que saberse completo en las distancias

y reconocer que nada nos dejan los reencuentros

El sabor a tequila y el humo del tabaco caminando calles

El sabor de su cuello y tanto roce que nos mantenía abiertos en la madrugada

Ahora son los hijos quienes esperan

las caricias de nuestras manos

al arroparlos por las noches

Tuvo que ser así… detenerse frente a frente

decir Hola, cómo has estado,

y seguir nuestro camino

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s