XAVI ALTA

Yolanda. 5

Su primera decisión para lograr rehacer el grupo fue tender puentes. A Sergio lo tenía en casa y podía decirle lo que fuera, por duro que sonara, sin que éste pudiera evitarla. Como mucho, la mandaría a la mierda, pero entre hermanos, estas trifulcas suelen durar horas o, en el peor de los casos, días.

El segundo puente ya estaba construido, así que no tuvo que esforzarse mucho. July tenía tanto interés como ella en solucionar las cosas. Así que él sería la columna central que sostendría la estructura del edificio. Los cimientos.

Adán era el duro de pelar. No porque fuera el más terco, pues ese premio se lo disputaba con su hermano, sino más bien porque a un carácter fuerte unía la propiedad de la razón. Analizando las últimas discusiones que había tenido con Sergio, más de la mitad se habían debido a una especie de lucha de poder que su hermano se había negado a perder, como si reconocer un acierto de un hipotético rival supusiera ceder.

Pero paradójicamente, Adán tenía una debilidad: era el eslabón más frágil de la cadena. Father’s Cove había funcionado casi dos años con solamente tres miembros y se las habían apañado más o menos bien. La verdad es que no tan bien, pero habían compuesto y actuado. Era cierto que Adán había aportado aquel plus de calidad que les había permitido dar un salto de bastantes peldaños. Pero en el peor de los casos, Yolanda se dio cuenta de que era una pieza prescindible. O mejor dicho, sustituible.

Cuando le contó su plan a July, éste la miró trastornado, asustado e incluso se puso medio histérico. “¿Te has vuelto loca?” fue lo más suave que le dijo. Pero Yolanda necesitaba resucitar el grupo de música, quería mantenerlo vivo, idealmente integrado por los cuatro miembros actuales. Todos tendrían que ceder un poco y, estaba convencida, si Adán se veía fuera, acabaría por aflojar el pulso.

Con Sergio el plan era otro. Cantarle la caña, sin ambages ni medias tintas, reconociéndole su valor en el liderazgo del grupo, pero obligándolo a compartirlo con los demás miembros. Sobre todo con July, porque, a ojos de Yoli, él era el auténtico líder. Sergio y Adán eran capitanes o comandantes, no sabía qué pues no conocía el orden ni el peso de cada grado en la cadena de mando militar. Pero general solamente había uno.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s