ADÁN ECHEVERRÍA

 

Lejos la sonrisa

de esa tecate que me va fluyendo

en este ordenador que me consume

en este día todo que me viene abriendo como una flor carnívora

 

¿Es esa tu cara?

¿O esta borrachera en que te entregas toda

te ha columpiado las piernas sobre mis cartas?

No hay por qué detenernos por las fotos

faltamos siempre en las sonrisas quietas

y un hilito de sangre se consume en el poema.

¿Son esas tus piernas?

¿O este ordenador no recibe las coloraciones infames

en que te presumes soberbia?

 

Hay un ardor en cada mueca tuya

un color desleído en cada hueco que me voy precipitando sobre las cejas

Ahí están las libélulas encimadas en el mito

y es este ordenador el que me ha vuelto pordiosero

Este dios que me provoca la calma

y el estruendo al precipitarme en tu búsqueda.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s