PENÉLOPE

Tuve un día duro en el trabajo, pase más de doce horas en el ministerio. Comí un sándwich que había comprado en una gasolinera mientras conducía de regreso a casa.

Cuando llegue lo primero que hice fue quitarme la ropa totalmente y quedarme desnuda. Mark se había acostado ya que debía madrugar, sin hacer ruido fui al salón y encendí un cigarro y tomé una copa de vino blanco para relajarme, mientras miraba el televisor pensando en mis cosas.

Eran cerca de las once de la noche, terminé el cigarro y la copa de vino y fui a darme una ducha, cuando salí me seque y me metí en la cama sin camisón.

Mark estaba tan dormido que no se entero que estaba a su lado.  Dormía recostado de lado, le mire y el caso es que estaba cachonda y necesitaba follar para sacar todo el estrés de todo el día.

Con cuidado le fui empujando para ponerle boca arriba, se quedó tan tranquilo sin rechistar.

Aparté la sábana a un lado y le mire de arriba abajo, tenía un poco abierta la abertura del pantalón del pijama y saqué su polla que estaba dormida igual que él.

Me agache y empecé a chuparla despacio y fue creciendo dentro de mi boca, ya para entonces mi coño ardía y goteaba.

Según crecía Mark iba haciendo ruidos, gemidos. Yo está enfrascada comiéndome su polla y notaba como iba saliendo unas gotas de su líquido en mi boca.

Me gustaba y por momentos mi excitación iba subiendo. Era una sensación muy placentera y gustosa a la vez.

Poco a poco me la tragué hasta la garganta, con mi labio inferior acariciaba sus huevos, me gustaba y seguí metiendo y sacando su polla de mi boca.

Llegó un momento que note como las sábanas estaban mojadas de mi excitación y no pude más, ya que notaba con los gemidos de Mark que estaba a punto de correrse y antes de que él explotara, me senté sobre él y me metí su polla entera.

Me empecé a mover con rapidez empujando mi coño contra su polla con desenfreno. Estaba grande y dura como a mi me gusta, al poco, con mis movimientos ininterrumpidos Mark me agarro por el culo y empezó a darme cachetes, yo empecé a estimularme el clitoris y unos segundos me invadió un castillo de fuegos artificiales .

Mark estaba más que despierto y le ordené se levantará y  tocará la polla para mi. Me tumbé en la cama abierta de piernas para viera bien mi coño y me masturbe para el.

Su mano cada vez más aceleraba, apretaba su polla a una velocidad frenética durante un par de minutos y cuando iba a correrse me acerqué a él para que lo hiciera en mi boca. Abrí la boca y echo su semen dentro dejándome saborear su semen.

Fue una experiencia maravillosa. No recordaba explosión igual.

Después fuimos al baño y nos duchamos juntos y nos acostamos.

Al día siguiente Mark me pregunto que es lo que había pasado y le dije que había sido un sueño.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s