XAVI ALTA

Vanesa. 2

Había pasado mala noche debido a la enfermedad de su abuela. El domingo habían tenido que llevarla al hospital de urgencia, pues una simple gripe de verano se le estaba eternizando y amenazaba en convertirse en una angina de pecho o algo peor. La mujer había llamado asustada porque le costaba respirar.

Los médicos descartaron que fuera tan grave aunque aconsejaron que estuviera en observación. Pero no había necesidad de ingresarla, tal vez no tuvieran camas suficientes, así que su hija, la madre de Vanesa, decidió acogerla en su casa unos días, a pesar que la relación madre-hija nunca había sido idílica.

La tos era constante y, por momentos, la mujer se ahogaba. O eso parecía, pues la única que no salía corriendo a atenderla y mantenía la calma era su propia hija.

A eso de las 3 de la madrugada, la mujer se durmió y Vanesa oyó claramente a su madre comentarle al marido “a ver cuánto le dura esta vez el cuento”. Pero ella no volvió a dormir tranquila en toda la noche. No soportaba los malos rollos ni las tensiones familiares. Era cierto, su abuela crispaba al más templado, pero “¡Coño mamá, es tu madre!” “Tú no sabes de lo que es capaz”, era su respuesta.

Eso estaba pensando, removiendo el café aguado que se tomaba al llegar a la universidad, cuando Paula se sentó a su lado con su taza de té rojo. “¿Qué tal el finde? ¿Qué haces aquí tan pronto? ¿Estás sola? ¿Ahora que nos toca?” Preguntas retóricas algunas, que daban mucho juego otras.

Entraron juntas en clase. Verónica estaba hablando con un chico rubio, bastante guapo pensó Vanesa, pero pudo hacerles una seña para indicarles donde había dejado su carpeta para ocupar un sitio. Ellas se dirigieron hacia allí y se sentaron, una a cada lado de Vero. Paula le pidió que ocupara un asiento para Yoli, pero sabía que aún era pronto para que llegara, suponiendo que no entrara directamente en la segunda clase del día.

El aula tenía 16 filas. Estaban sentadas en la sexta. Este hecho, nimio al modo de ver de Vanesa, tenía sus razones que habían sido objeto de discusiones acaloradas hasta que habían llegado a una entente satisfactoria.

Paula quería sentarse lo más adelante posible para no perderse detalle de las explicaciones del profesor. Yolanda, en cambio, quería estar en la última fila, donde todo era más divertido y no te controlaban. Vero, en cambio, prefería sentarse según sus necesidades. La materia era difícil, debías estar muy atenta, o el profe estaba bueno, pues para adelante. La asignatura era fácil, un tostón o el tío daba grima, para atrás.

A Vanesa le era indiferente. Entendía todas las posturas y cuando Vero propuso “el pacto intermedio” le pareció justo.

La primera clase del lunes era Hacienda Pública, “un tostón solamente apto para freakies” según Yolanda, tema complicado y denso de difícil comprensión si una no ponía los cinco sentidos en la explicación. El profe, un cincuentón risueño, ¿cómo se podía ser feliz dando clases de eso?, hacía lo que podía para mantener a la audiencia despierta a base de buena oratoria e ironía. Por tanto, a media aula.

Pero la clase que sí le interesaba a Vanesa era la segunda hora del lunes y del jueves: Macroeconomía III. La asignatura era troncal, es decir, básica; le parecía bastante interesante, no por ello fácil; y lo más importante, el Profesor Ayala estaba buenísimo, a pesar de tener fama de ser muy exigente.

Corrían muchos rumores sobre él. Desde los más tópicos, rollos con alumnas, o con otras profesoras, hasta los más increíbles, como que era gay, “es una evidencia que todos los tíos que están buenos son maricas” se decía, misógino, a veces lo parecía por el trato que dispensaba a alguna alumna, o incluso ultra religioso a niveles enfermizos lo que le impedía confraternizar carnalmente con otros seres humanos de diferente sexo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s