ESRUZA

 

Hoy conversamos,

fue una plática intrascendente,

aunque con una deferencia inusitada,

que me hizo sentir bien.

 

Escuchar a quien se ha amado

hablar tan despreocupado

sin recordar nada, duele,

y duele mucho.

 

El amor renacido, es mala cosa

tal vez es mejor así.

Hoy, escuché su voz, y me hizo

recordar, recordar cosas pasadas.

 

Pero no hay cenizas, no hay nada.

Hoy, sólo yo recuerdo lo que ayer fue.

Y conversar sólo dejó tristeza.

 

Tomaré mi copa de vino

aunque no vea ningún rostro en ella,

ya no hay imaginación…

¡Solamente brindaré por la vida!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s