SARA LEVESQUE

Había una vez un colibrí multicolor que vivía alegre con su Naturaleza. En armoniosa libertad junto a su bandada, exprimiendo ansioso lo que tanto disfrutaba: vivir.

Su felicidad se oscureció un buen día de noche eterna. Detrás de cada color se escondía un temor. El colibrí fue entristeciéndose. Su vuelo se transformó en un revoloteo recto, predecible, monótono, blanco y negro, sedentario. Comenzó a tropezar con sus propias patas, a planear a gatas, a olvidar sus etapas…

Entonces, chocó contra la Muerte. Autoritaria, le habló con los golpecitos de su báculo, igual que el código morse: “abre los ojos para poder ver. Contempla tu miedo y lucha contra él. No olvides quién quieres ser. Vive tu Vida y no la que te obliguen a escoger. Sobre todo, aprende de las mayúsculas al leer. Si no lo haces, conmigo te arrastraré”.

El colibrito se aplicó el mensaje de Muerte, aunque seguía topándose con sus fantasmas. Siendo tan pequeño, comprendió de inmediato lo de las mayúsculas. Lograba levantarse cada vez que él mismo se ponía la zancadilla. Descubrió que había estado teniendo demasiada prisa por vivir, olvidándose de Vivir. Mientras sus Alas se recuperaban del estancamiento, espabiló por completo.

Poco a poco sanaba sus fuerzas, aunque a veces palidecía por el desánimo. Decidió que era parte del equilibrio necesario para progresar. En los momentos de depresión, empezó a absorber alimento de los libros. Entre las letras descubrió al Ave del Paraíso. Una planta llena de colores y vigor, mecida al antojo del viento y su rumor. La misma corriente que impulsaba las Alas del colibrito. Le invitó a Vivir la Vida con ella. El colibrito, a cambio, compartió la lección de las mayúsculas. Su relación se fue estrechando sin darse apenas cuenta. Pero al colibrito todavía le duraba el miedo y se ocultaba, temblando a solas, escondiendo el brillo de sus colores en el brumoso anochecer. El Ave del Paraíso se percató de ello y le entregó un beso.

–Este beso es un abrazo eterno. Abrigará tu soledad.

El colibrito, agradecido, abrió su pecho y se guardó el gesto en su Corazón. Eso le regaló nuevas fuerzas para Volar. Recuperó de inmediato sus tonalidades y su arranque. Descubrió su Amor por la Libertad y sintió una felicidad inmortal.

Gracias a la cercana Muerte, a la fiel Ave del Paraíso, al encuentro con las mayúsculas y a la valentía que nació dentro de sí, el colibrito nunca más volvió a dudar. No dejó de soñar. Sobre todo, no olvidó cómo Volar. ©

Un comentario sobre “Os voy a contar un cuento

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s