ESTEFY HERAS

Decisiones difíciles de tomar

Alfonso seguía en la cafetería tomándose el café, mirando al suelo con expresión triste. De nuevo su amigo había acertado en sus advertencias. Necesitaba hablar con alguien y le mandó un WhatsApp:

  • Sofía ya se ha marchado, tal y como tú me has advertido no ha salido bien la cosa. Necesito hablar tío.
  • Me lo imaginaba… Te dije que no te hicieras ilusiones. Voy para allá.

Raúl tardó 10 minutos en llegar, y cuando llegó vio a Alfonso sentado en una mesa con la mirada perdida y moviendo de un lado a otro la cucharilla en la taza del café.

  • Dime, qué ha pasado Alfonso.
  • Pues… le he dicho que aún pienso mucho en ella. Que sigo enamorado como el primer día.
  • ¿Y ella qué te ha contestado?
  • Que las cosas estaban bien como estaban. Que ella antes sólo nos hacía daño a todos y ahora por fin puede ser feliz, que yo lo superaré pronto y encontraré a otra chica que me haga feliz. No sé, me ha dado la impresión de que no le importaban mucho mis sentimientos la verdad.
  • No seas tan duro contigo mismo. Yo pienso que sí que le importas. El problema es que cuando estabais juntos vuestra vida era una espiral constante de problemas, discusiones y lágrimas. De Laura hacia ti, de Sofía hacia Laura…

Creo que es eso lo que ella intenta evitar. Ahora mismo sus vidas están más calmadas, y supongo que pensará que la tuya lo acabará estando pronto también.

  • Todo esto es por mi culpa. Ojalá nunca hubiese pasado nada entre Laura y yo. Por esa maldita historia yo he perdido a la mujer de mi vida.
  • No pienses ahora en tu historia con Laura. Eso ya no tiene arreglo. Y Laura tampoco se merece que hables así de ella o de lo que tuvisteis juntos…
  • Me importa una mierda Laura. ¿No te das cuenta de que ha sido ella la que le ha comido la cabeza a Sofía? Mientras estábamos juntos todo eran problemas y en cuanto ella me dejó le faltó tiempo para ir corriendo a buscarla y ser de nuevo su mejor amiga, joder.
  • Olvídate de todo eso ahora. Sofía ya te ha dejado claro que no quiere volver. Y por muchas vueltas que tú le des no vas a conseguir cambiar nada. Acéptalo y pasa página tío. Oye, tengo que ir a comprar unas cosas. ¿Por qué no te vienes conmigo y así te distraes un poco?
  • Está bien, te acompaño. Gracias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s