PENÉLOPE

Todo comenzó cuando en una fiesta me presentaron a un hombre de Nigeria muy atractivo y guapo. Estuvimos toda la noche bailando, riendo y bebiendo. Al amanecer me invito a llevarme a mi apartamento y por el camino me invito a ir a el suyo y tomar otra copa mas. Debo decirle que no estaba mareada y que solo estaba caliente. Llevaba más de 7 meses sin tener relaciones sexuales.

Al subir a el Apartamento de este amigo, me encontré con una decoración linda, bella hasta lo inimaginable.
Me gusto lo refinado que era y la posición laboral que tenia. Nos sentamos y tomamos un zumo de naranja para despejarnos.
Me hablo de él, de su trabajo y de su vida. Era cautivador, sabia tratar a una mujer y aprecia sus buenos gustos y modales.
Después de 2 horas hablando y relajados, notaba como con su mirada me desnudaba (debo decirle que llevaba un vestido negro, corto a la altura de muslos, y con pequeño escote sin sujetador y con un tanga minúsculo en color negro), al cruzar las piernas y siendo el vestido corto, dejaba ver en instantes mi tanga. Notaba el cambio de su mirada, sus ojos negros penetrantes, me desafiaban y me sentía agradable, era como volver a mis 20 años. Era deseada.

Empezamos un juego de miradas, risas y complicidad. Notaba un enorme bulto en su pantalón e imaginaba que aparato calzaría. Y eso me excitaba de sobremanera.

Tal era la excitación que teníamos, que me dijo que si quería ir a su habitación, ducharnos y descansar en su cama. Y la verdad, me apetecía. Quería y deseaba.

Fuimos a su habitación y tenia el baño dentro, me desnudo completamente y al quitarme el tango, cogio con su mano y olía y se lo pasaba por el pantalón. Eso me puso aun mucho mas excitada de lo que estaba. Una vez desnuda, me acompaño al baño, abrio el grifo del agua caliente y entrego una toalla limpia. Y salio del baño. Me encontré sola, deseoso de esas manos, de esos labios y de ver ese aparato tan enorme que imaginaba tendría debajo de sus pantalones.
Estuve 10 minutos debajo del agua, era relajante y me despejaba aún mas de lo que estaba.

Al salir del baño, estaba tan solo con una toalla enrollada en la cintura, notaba como algo sobresalía apuntándome. cambie la mirada y me tumbe en la cama a esperar. No paso ni 3 minutos, cuando salió.
De pie, al verme tumbada en la cama se quito la toalla y apareció una enorme polla apuntándome. Era negra oscura, con un capullo limpio y sonrosado y unos huevos como de avestruz.
Al verme que no apartaba los ojos de ese aparato, el me dijo si me gustaba, y yo asentí con la cabeza. El agarro ese pedazo polla y empezó a masturbarse lentamente, mientras yo miraba deseosa de tenerla en mis manos, dentro de mi en donde fuera, pero la quería y tenia que ser mía. No pensaba en nada, estaba hipnotizada completamente.

Me incorpore de la cama, y me abalance hacia esa polla metiendomela en la boca como si fuera la primera vez que veia una cosa así. Estaba tan emocionada que hasta me entraba ganas de vomitar de lo que me la habia metido. Mi garganta no daba mas de si.
Me paro, y se tumbo en la cama y me dijo que me pusiera como un perrito y siguiera chupando su caramelo. Y me puse en esa posición, chupando esa delicia y sin pensar en nada. De repente note que alguien por. detrás me chupaba el coño y pasaba su lengua por el culo, y no se, que ni mire y estaba tan cachonda que me entregue a ese juego.
Cada lengüetazo que daba en mi coño la otra persona, yo ansiaba mas esa polla y me corri, la primera vez en mi vida que me corria de esa forma. Grite de gusto y las piernas temblaban que no me sujetaban.

El, se incorporo de la cama, me tumbo y empezó a meter ese aparato por mi coño, era espectacular la sensación, y de repente vi a la persona que me estaba comiendo el coño, una negra con un cuerpazo tremendo. Era una mujer.
Según estaba, se agacho sobre mi y empezó a mordisquear mis pezones. Volvía a tener esa sensación de estar en el paraíso. El, metia su polla lentamente, cada vez un poco mas, y de repente, empezaba a tener dolor en el interior de mi vagina.

Le dije que no podía entrar mas, que parara un poco, o sacara un trozo. La chica entonces se puso encima de mi boca, agachada y empece a chupar ese coño negro, con labios grandes y que caían gotas en mi boca, me gustaba y era la primera vez que chupaba un coño a una mujer. Y pensaba si no era lesbiana.
Me volví a relajar y disfrutaba nuevamente, cada vez estaba peor de lo caliente que estaba, y él, se dio cuenta porque me tocaba mis labios, mi clitoris y notaba que me iba a correr otra vez, y en ese momento que venia el orgasmo, él, metio la polla hasta adentro. Fue tal el dolor, que perdí el conocimiento. No se cuanto paso, que hora era, y porque habia llegado vestida a un portal.

Cuando recobre el conocimiento y empezaba a recordar, solo vi un hilo de sangre por mis muslos. Estaba vestida, tenia todo, y no se donde estaba.
Al incorporarme para levantarme, sentia un dolor interior agudo, apenas podia dar un paso, el dolor era intenso. Sali de ese portal mugriento, y busque un Taxi para irme a un Hospital.
Cuando llegue, me hicieron un reconocimiento, y no me habían drogado, pero si tenia perforada la vagina y fisura en el utero. Así como una infección interna. En un principio tenían dudas de que pudiera ser SIDA, pero no podían confirmarlo porque se necesitaba un mínimo de 5 días para tener claro con análisis esa infección. Pero para evitarlo, me pusieron un tratamiento fuerte y agresivo.

A los 12 dias, confirmaron que no tenia SIDA pero si una enfermedad venerea importante, y que tardaría en curar y no sabian las consecuencias que pudieran derivar de ello.
A día de hoy, y han transcurrido mas de 3 meses, me supura con un liquido amarillento y un olor terrible la vagina. Y puede ser que pierda la sensibilidad de ello.

Busque al hijo puta de negro, y nadie sabia de parte de quien venia, nadie tiene un conocido negro, y por mas que hemos buscado, indagado, no aparece. Con las cámaras de seguridad del edificio, las lleve a la Policia Metropolitana, y si se le ve, se le reconoce, pero no esta fichado y no existe información de él. Es como un fantasma.

***

El tamaño si importa
Debemos cuidarnos de estas pollas que dañan y perjudican nuestra salud.
Te merece la pena diez minutos de placer a cambio de una enfermedad ?
Si te encuentras una de esas, lo mejor es decir NO y si no puedes evitarlo. Se tu la que dirija el juego. Nunca debajo a su merced, siempre arriba.

Cuando estás al límite y llega el clímax, pierdes el control. No somos conscientes del daño que nos pueden ocasionar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s