ADÁN ECHEVERRÍA

 

Se soltó el embrujo

y aleteamos como murciélagos

Era noche de plenilunio

y la bragueta cantaba abierta

En las rodillas las piedras

en los faroles la fantasía

Eran mis ojos como esas alas

revoloteando en su cabellera

Estaba hincada y yo

los dedos atravesando como aguijones

Su boca amplia

y ése veneno que le escurría

Fueron sus dientes

los que rasparon la polla mía

y el grito absurdo

de que llegaba la policía

Ella corrió a las sombras

y yo a escaparme por la avenida

perdidos ojos la bicicleta no se detiene

agonizaba la luna esquiva

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s