LAURO ACEVEDO

 

Es la ilusión

de haber encontrado

a alguien que te quiere

más allá del todo

en todo

por todo

 

Pero

 

Un beso

es en sí

la marca indeleble

sobre la piel de la vida

es la llave

que reabre los recuerdos

es la verdad del paso

que grabó la huella

sobre la arena

aunque el oleaje

la borre

a veces

para siempre

 

Un beso

es tan inmenso

que no tiene territorio

encuentro de infinitud

pincelada sobre un lienzo

hecho de esa tela mágica

llamada eternidad

 

Un beso

 

Es el alcance

de algún rezo

cuya potestad

y efecto

logra tocar el cielo

azul

claro

intenso

 

Un beso

es acaso

el más dulce acoso del misterio

 

la más breve entrega

 

Un beso

es

más allá del embeleso

el calorcillo que enciende la espesura

 

Un beso

 

Es  la libertad

el vuelo antiguo del encuentro

el saludo fugaz

del sentimiento

 

lo profundo del mejor regalo

 

Un beso arde en otro beso

y la secuencia

inunda de galaxias

cada universo

que se une

en ese colosal concierto

 

Un beso

es el fervoroso acento

de un cántico hermoso

que brota

en manantial sereno

para alimentar

a la más íntima flor

 

Un beso

 

Es la partitura

canto que atrapa

para caer de lleno

entre los brazos amantes

para entrar por la puerta mayor

al goce total del amor

 

Un beso

 

Es la meditación

más trascendente

pues en su momento

de eterna brevedad

deja al pensar aparte

para vivir en su hechizo

la plenitud del sentimiento

 

Un beso

es un retazo de la tela

que visten los dioses

para guardar sus almas

se desliza abajo

para dejar completa

la dicha de la entrega divina

cuerpo a cuerpo

 

Un beso

 

Es la eternidad cercana

el mayor alcance

de la inocencia encendida

en el pebetero de la calidez

 

de la esperanza conseguida

 

Un beso

 

Es más que un toque

de miles de acentos

es el tacto que recorre nuestras cuerdas

para lograr la más pura de las músicas

 

Un beso

 

Es algo a veces inalcanzable

tesoro oculto

cuyo mapa

oculto

nos hace sufrir para encontrarlo

en el sinuoso pantano

de la solitud

 

Un beso

 

Es el tesoro más preciado

la joya más grande

gema cuyo fulgor

nos alumbrará

para siempre

 

Un beso

nos deja vibrando

emocionados

pendientes de su regreso

atentos

e todos sus apremios

 

Un beso

 

Podemos decir

en nuestra despedida

que vivimos por el

y qué dicha

qué gran dicha

poder apagar los labios

para siempre

en el cauce maravilloso

de ese botón de primaveras

de ese otoño siempre primoroso

de ese verano ardiente revivido

de ese invierno

que allanó siempre

el fuego

de los fuegos

más intenso

 

El fuego de la entrega

que es

 

un beso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s