GRACE SUÁREZ

Trémulo en aquel denso valle, el hombre entre la negrura de las tinieblas caminaba con total absolutismo, ensimismado en las delgadas líneas rojas que trazó sobre el sedoso y pulcro papel que rugía entre las rasgaduras. En ese momento firmó un encuentro amargo con la noche y traspuso a su mente una detención infinita de sentires opacos mientras el hilo rojizo se derramaba entre sus dedos y su boca hambrienta. Al subir la empinada y olvidada montaña que fue de ensueño en otros días de claridad, fervor e inocencia el hombre atragantado de emociones y con dificultoso paso avanzaba por el terreno lodoso, infestado de vegetación airosa mientras batallaba internamente con los ardores sujetos a sus débiles pulmones, dejándose impulsar por la zozobra del encuentro con la aterradora paz que se instalaba en su cima y los ecos de las voces que fueron silenciadas entre el frescor de la intensa neblina.
Aquel ser demacrado y ruin asaltó a los pecados de las pútridas carnes, las rebanó como
comida y bebió con absoluto placer sus vitales energías, poseído por la demencia, por los
dones olvidados, por la fuerza eterna de aquellas luces que no llegaron a su morada, ese vigor que con ansias añoraba y nunca fue parte de sí.
Llegando a la cúspide el aire se tornaba denso y se envolvía en una penetrante niebla que empañaba el ambiente como un helaje presuroso que acaricia el vidrio de un automóvil, los silencios se iban en brisas tenues embotelladas en frascos hondos que suspiraban con la pasividad de los lugares infértiles y abandonados como aclamando entre sus escapes de aire la finalidad de sus torturas mientras los animales se organizaban en las copas de los árboles con gran concentración parecían indiferentes y abstraídos en la penumbra de la escena, sus grandes ojos ya reconocían las masas de cubrían al hombre, y su perfume siniestro les endulzaba las pupilas. Allí el tiempo había abandonado su purpúrea capa, señal de destrucción, abandono y desdén. El evento indigno de sus días lo llevó a reencontrarse con el horror disecado en tres árboles majestuosos empinados hasta las alturas y tensados fuertemente entre sus raíces.

El primer árbol, llamado Roseta destilaba purpúreas hojas, finas y quebradizas al rocío, su fuerte tronco se abría entre brechas del cual un líquido escarlata fluía con gran desespero y decantaba sobre una posa del cual bebía el siguiente árbol, Amaranta, cuyo cuerpo curvado bebía del suelo y se despedazaba su madera, su consistencia se volvía tenue y arenosa, arrugado, febril y cansino. El tercer árbol, Merlía, pulcro y esbelto empinado hasta las alturas, sus ramas traspasaban la espesura de las neblinas, lúgubre y tenso, y pálido tan pálido que las venas de sus hojas se tornaban de un color turbio. Su confusa unión transformaba los alegres tiempos en polvo árido y ardiente, transformaba la primavera en aislados calvarios oscuros y los ríos se volvían negros, espesos y burbujeantes logrando así esparcir un aroma pesado y agotador abrazado en el azufre de sus esencias.
Allí estaba el hombre apesarado observando como las luces de las esencias se apagaban entre el siniestro ambiente, como sus delicadas pieles crecieron entre las semillas que se ocultaban en su última morada, y como ahora ya no lucían frescas, eternas y sonrientes. No se explicaba como la esbelta figura de una madre y sus dos hijas crearon un ambiente hostil ceñido de eternidades que acababa con las entrañas de su impedida conciencia para expresar sus culpas.
Ahora entre la inconciencia de sus actos denigrantes y los vacíos de su alma consumidos
entre líquidos prohibidos se propuso plantar un gran jardín oscuro alrededor de sus tres
eternos árboles donde abandonaría todas sus esperanzas y enterraría todas las energías
absorbidas alrededor de los tiempos.

https://silenciosenpapelsite.wordpress.com/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s