ESRUZA

 

Los dos somos, intrínsecamente, iguales

y ahí radica un problema que no supe resolver,

porque en cosas del corazón fuimos

agua y aceite, mar y cielo, sol y luna.

 

Vías paralelas, rieles de un tren

que no tiene destino.

Encuentros y desencuentros

sentimientos confundidos,

almas que nunca se encontrarán.

 

Y, sin embargo, mi mar absorbió tu río

y tu río penetró en mi mar

haciendo una conjunción inolvidable…

sentimiento inolvidable, pero…

 

No hay pertenencia, no hay nada.

Y digo a mi cerebro que no te piense,

le juego tretas y a veces me hace caso,

deberé continuar con el juego.

 

Finalmente, mi cerebro está tan confundido

porque ha olvidado que se siente con el corazón,

no con el cerebro y tú, eres sólo cerebro.

¡Todo es confusión!

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s