JORDI MARCOS

Los niños escuchaban atónitos los relatos que narraba con destreza el gran maestro Wong. El doctor -que así lo llamaban en la NUS- entregó parte de su vida a las artes del saber y de la historia. Retirado ya de la élite docente y académica, se deleitaba contando crónicas, leyendas y memorias de la cultura hindú. Sus oyentes eran -la gran mayoría, chiquillos y chiquillas que no alcanzaban todavía la educación primaria.

Esa noche, el sabio Wong, expuso la historia mitológica de la diosa Kali. Describía la Diosa con maravilloso hechizo, realzado y apoyado gracias a la muestra de un cuadro que manifestaba su pavorosa expresión. Algunos sentían angustia y respeto hacia todo aquello. Habían de otros que estaban entelequia e imaginaban y sentían vivamente, acercarse a las historias del maestro Wong. Al hablar de Kali -y sus particulares simbolismos y personalidades- no pudo olvidarse de explicar el shaktismo. Nombró paralelamente, y con relación a la diosa Shiva, la que según contaba, es la destructora del universo.

Al terminar su oratoria de todos los elementos históricos expuestos, el maestro, concluyó ante todos los pequeños muchachos que lo observaban, con una interrogación final. ”¿alguien cree, que algún día, se cumplirán las predicciones de que el mundo se destruya?”. La sala se quedó muda igual que desde el principio, parecía que hablaba solo él, en aquel lugar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s