SLAVEOFDESIRE

Me senté aturdido en el suelo de la cocina frente al cubo de basura. Dos condones a rebosar de semen y Miriam sudada por hacer ejercicio cuando no la había visto hacer ejercicio en mi vida, es más una vez me comento que era bastante perezosa para hacer deporte. Era como sumar dos más, se había estado follando al tío de la camisa esta misma tarde mientras yo estaba currando. La cosa había cambiado, ya no era un error fruto del rencor a su novio, no había sido un desliz, no, esto había sido premeditado al igual que lo de mentirnos a él y a mí en cuanto a lo del fin de semana. Miriam estaba jugando con nosotros.

La odie, lo odie más de lo que me odiaba a mi mismo por haberle dejado que me engañara, la odie tanto que estaba dispuesto a desenmascararla delante de Hugo este fin de semana, me daba igual todo, que se fuera y tuviera que buscarme otra compañera de piso o que no tuviera jamás una oportunidad con ella. Jamás me había sentido tan traicionado y por primera vez me sentí aliviado porque fuera solo mi compañera de piso, porque de no ser así, si estuviéramos saliendo y descubriera que me estaba poniendo los cuernos me habría destrozado hasta el alma.
Oí la puerta del baño abrirse tapé la basura nervioso y me levanté corriendo. Al poco Miriam emergió del pasillo con una toalla al pecho y otra en la cabeza.

– ¿Qué haces ahí parado?

– ¿Eh? ¡Ah! iba a fregar los platos pero estabas usando el agua así que estaba esperando…

– Amm oye, ¿Puedo pedirte un favor antes ponerte con eso?

– Claro, faltaría más…

– Creo que me ha salido un cardenal aquí, en la cadera, ¿Me lo puedes mirar?

– Si, claro. – No me apetecía una mierda pero tenía que guardar las apariencias.
La acompañe hasta el baño y puso su pie derecha sobre la tapa del retrete dejando a la vista su pierna al completo, la toalla amenazaba por enseñarme más de lo que mi compañera pretendía, dios que imagen, estaba furioso con ella y aun así mi polla ya estaba morcillona solo con ver su muslo desnudo, ¿Como podía ser? ¿Cómo podía estar deseando llamarla mentirosa y echarle en cara a grito pelado todo su juego y al mismo tiempo desear abalanzarme sobre ella para follármela como si no hubiera un mañana? ¿Qué extraño poder ejercía sobre mi?

– Mira, es aquí, me toco y me duele – dijo subiéndose un poco más la tolla, ¡Joder, si que veía el cardenal, pero no solo eso, le estaba viendo la nalga entera y no tenia ropa interior!

– Si tienes un cardenal muy feo – dije ocultando mi excitación.

– Me lo temía.

¿Te lo temías? Venga ya, con un espejo podrías habértelo visto tú sola, no me necesitabas para vértelo y menos enseñarme el culo sin ropa interior, ¿Por qué estás haciendo esto? Pensé en ese momento mientras mi polla seguía creciendo dentro de mis pantalones.

– Ya que estas ¿Me puedes echar un poco de crema antiinflamatoria?

No entendía nada, para que me necesitaba, ella llegaba perfectamente y no es que estuviera necesitada de contacto precisamente, hacia solo unas horas que el imbécil de la camisa se la había estado beneficiando. Por un instante pensé en negarme por orgullo pero es que la sola idea de tocarle el culo me ponía malo, que cojones, si ella pensaba que se estaba aprovechando de mi adelante, al final seria yo quien se aprovechase de ella y quien riera el ultimo este fin de semana.

– Con mucho gusto- le respondí. Cogí la crema que estaba en el cajón del baño, me eché un poco del contenido del tubo en mis dedos y empecé a esparcirlo por el cardenal masajeando lentamente con las llenas de mis dedos la zona del hematoma.

– Mmm así, gracias.

– No me des las gracias aun.

Quise averiguar hasta donde me dejaría antes de cortarme como hacia siempre, poco a poco fui acariciando una zona mayor, ya no la acariciaba con la punta de los dedos si no que masajeaba con toda mi mana casi toda la extensión de su nalga.

– ¡Au! No tan fuerte – me dijo cuando la apreté mas de lo debido.

– ¡Perdón!- Te lo mereces por mentirosa pensé. ¿Y cómo te has hecho este cardenal?

– Me di un golpe trabajando. Mmm así, que gusto, masajéame el muslo también, porfi.

No, te lo hiciste mientras te estaban trabajando a ti, so puta. Mientras mi mano izquierda sobaba su culo a conciencia mi derecha masajeaba su muslo a conciencia, disfrutando de su tacto, amasando sus carnes con lujuria. Poco a poco fui adentrándome en la parte posterior de su pierna, mi dedo meñique notaba el calor que desprendía el sexo de mi compañera de piso. Seguro que lo tienes así de caliente de la follada que te han metido hace un rato. Mis pensamientos eran soeces debido al cabreo y a la lujuria que me provocaba Miriam, cabreo por mentirme, por jugar conmigo y por no haber sido yo el que gozase con ella.

Su respiración se hizo irregular, mis manos ya masajeaban sin pudor muy próximas a su sexo que aunque no pudiera verlo me lo imaginaba blandito y calentito, chorreante y en parte estaba en lo cierto pues no solo sentía calor mi dedo índice llego a rozar el perímetro de su vagina y la note húmeda. Puede que haya sido otro el que te hayas follado antes pero esta vez no te me escapas, en breves vas a tener mis dedos clavados dentro de ti y después te voy a clavar otra cosa.

Sé lo que pensáis, que Miriam me detendría una vez más dejándome con la miel en los labios pero no, esta vez fui yo quien me detuve pero por una buena razón: por una lagrima, si, una lagrima había caído al muslo de mi compañera de piso. Levanté la mirada y la vi llorando con los ojos cerrados. Me dejó perplejo.

– Miriam, estas…? – Empecé a decir pero Miriam me interrumpió.

– Lo siento Juan, no te mereces esto. Tras decir esto se tapó y salió corriendo mientras sollozaba para cerrarse en su habitación y yo me quede en medio del baño, demasiado confuso y cachondo como para llamarla o seguirla ¿Qué demonios acababa de pasar?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s