EDGAR FUENTES

 

Una película nos unió.

Un té caliente saboreas.

Y mientras yo tomo un café,  me detengo

Y miro tu rostro.

 

Ayer te vi nuevamente, tu sonrisa me recibió

Y un abrazo nos vuelve uno mismo.

Ese mismo día, tomamos la decisión de unir nuestros cuerpos como volcanes en erupción.

“Pero cuando amaneció, desapareciste”

¿Donde está todo ese trayecto que nos unió?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s