PENÉLOPE

Un sábado por la tarde fuimos a una casa en el campo que tenía mi amiga Celine, a la que solíamos ir de vez en cuando a relajarnos y desconectar. La limpiamos y colocamos todo lo que habíamos comprado de comida y bebida para pasar el fin de semana.

Era un lugar donde solíamos reunirnos con el grupo de amigos.

La casa era pequeña, solo tenía un dormitorio , cocina, baño y un salón muy

Abrimos dos refrescos de cola y nos sentamos en el suelo sobre la alfombra una frente a la otra cruzadas de piernas.

Era verano y llevábamos pantalones cortos y camiseta de tirantes

Hablamos de nuestras cosas del día a día y acabamos hablando de sexo. Con la conversación no pude evitar mirar de forma picante.

Sus pezones erizados con una aureola grande se apreciaban por debajo de la camiseta

Se le salía un labio del coño por un lado de la braguita , me notaba mojada y como me iba subiendo la temperatura . Celine se dio cuenta, me miraba descaradamente. Me sonrojé sabiendo que mi coño estaba hinchado.

Se acercó y empezó acariciarlo diciendo que era normal, que me relajara. Me quede inmóvil dejándome hacer. Siguió con el toqueteo y yo cada vez estaba más excitada, me dijo que le enseñara el coño, con la mano cogí la braguita echándola a un lado.

Me miraba fijamente y aún me ponía más caliente, me dijo que me quitara el pantalón y la braguita , a la vez ella se desnudó también .

Me quede mirando el coño de Celine y trataba de compararlo con el mío, aunque las dos estábamos depiladas. Había diferencias, sus labios eran gorditos y muy juntos, apenas podía ver su clítoris, cosa que el mío era abierto con clítoris pronunciado. Era diferente y entendí que no todas éramos iguales.

Se acercó a mí y empezó a tocarme el coño y meterme los dedos. Yo estaba quieta sintiendo la suavidad de sus dedos. Me empujo con cuidado para que me tumbara.

Estando tumbada, ella sentada seguía tocándome, oía un ruidito (era mi coño mojado) estaba empapada. Se puso sobre mi y me besó, me dijo que abriera las piernas y así ella encima rozaba su coño con el mío. Era muy suave y me daba mucho gusto, pero algo más faltaba, entonces me puso de lado y ella de otra posición, mirándonos nuestros pies y cruzo las piernas entre las mías en forma de tijera, se acercó hasta estar los dos coños juntos.

Que calor, era una sensación desconocida que me gustaba, se empezó a mover y el roce de los dos coños mojados me erizaba la piel, el cosquilleo que sentía me hacía estremecer, estaba a punto de no se que, ella cada vez se movía más deprisa cogiéndome las piernas para no podernos despegar.

Oímos voces. Venían nuestros amigos, no podíamos parar. Tocaban la puerta y allí estábamos nosotras pegadas sin poder dejar de movernos y llegó una explosión.

Note como si tuviera el corazón en la entrepierna y una enorme satisfacción.

Sin podernos apenas mover, nos apresuramos a vestirnos. Estábamos como mareadas, recogimos todo y abrimos la puerta.

Fue una experiencia que aún recuerdo, el placer que sentí, fue un clímax brutal que invadió todo mi ser.

Celine y yo dejamos de vernos a raíz del cambio de domicilio debido a su trabajo, nos vimos en alguna ocasión de casualidad y siempre quedó un buen recuerdo de lo que vivimos.

Womanpenelope.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s