ECONOMISTA

El chico que estaba detrás de ella no dejaba de mirarla el culo en la clase de spinning. Ella se había puesto unas mallas negras y se le marcaba el tanguita descaradamente. Le encantaba como se movía y la gran melena que tenía, se notaba que tenía la piel mojada y se la había formado un charco de sudor en la espalda. Cada vez que se levantaba a pedalear era tremendo como se le movían las nalgas a aquella MILF que debía rondar los 40 tacos o incluso les superaba.

Cuando terminó la clase ella se bajó de la bici estática y cogió una toalla para secarse el sudor de la frente. El chico se la acercó intentando entablar relación con ella.

– Ha sido dura la clase hoy.
– Ya te digo, menuda sudada, contestó Marina amablemente.

Entonces vió que entraba Cristina en la sala de spinning y se dirigía hacia ella, con un “hasta luego” despidió al chico y salió a su encuentro.

– Hola Marina.
– Hola.
– Hacía tiempo que no nos veíamos…
– Si.
– Quería disculparme por lo que ha pasado, lo de Gonzalo y eso…ya sabes…
– A mi no tienes que darme ninguna explicación, ya eres mayorcita y sabrás lo que has hecho.
– Me he equivocado, no ten…
– Mira Cristina, te voy a ser sincera, prefiero que no hablemos mas, no me gusta la clase de personas que son como tu…
– Me gustaría que siguiéramos siendo amigas, esto no tiene nada que ver contigo…
– Te has metido en mi familia, la hermana de mi marido está jodida por tu culpa, tenías muchos tíos con los que podías haber estado, lo siento pero yo tengo unos valores, ¿con que cara le digo a mi marido que he estado tomando un café contigo?, te saludaré por educación cuando nos crucemos, pero nada mas…
– Joder Marina, me jode mucho que terminemos así.
– Haberlo pensado antes de acostarte con mi cuñado, venga, hasta luego…

A Cristina le sentó muy mal que su amiga le hablara así, tenía una gran relación con ella y apreciaba mucho a Marina. No se esperaba que ella se tomara tan mal el asunto de su affair con Gonzalo, aunque éste ya se lo había advertido, los “Alvarez” son muy familiares y se te metes con uno no te lo va a perdonar el resto.

Se pasó una hora en el gimnasio, pero estaba con la cabeza en otra parte. Antes de tiempo dio por terminado su entrenamiento y se pegó una ducha. Cuando iba en el coche conduciendo le llamó a su marido desde el bluetooth.

– Hola, oyes que llegaré tarde, voy a ver a un amigo, le dijo de repente.
– No me habías dicho nada.
– Te lo estoy diciendo ahora, he salido del gimnasio con ganas de follar con él, ¿algún problema?…
– Joder Cris…
– ¿Que te pasa, ya se te ha puesto dura?
– Mmmmmmmmm, sabes que si…
– Vete preparando algo de cena, voy a estar un rato en su casa follando.
– No tardes mucho…
– Tardaré lo que tenga que tardar, ¿que prefieres que me de por el culo o que se me corra en la boca?
– ¿Me lo vas a contar luego?
– No lo sé, depende con las ganas que llegue, y ¡contéstame a la pregunta que te he hecho!…
– Las dos cosas…quiero que te de por el culo y se corra en tu boca Cris…
– ¡Sácate la polla y pajeate ahora!
– ¡¡¿Ahora?!!
– Si ahora, quiero oir como te pajeas pensando en que me van a follar.
– Cris…
– ¡Que te la saques te he dicho!
– Voyyy..
– ¿La tienes ya fuera?
– Si.
– ¿Está dura?
– Siiii…
– Te pone saber que me van a follar, eh?
– Ohhhhhh Cris.
– Pajeate, vamos, menéate la polla rápido cornudo..
– Ohhhhhhhhhh…
– Eso es, muy bien, vamos, sigue…
– Crissss…
– Vamos, déjalo ir, échatelo encima y luego limpia la ropa a mano…
– Ahhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh
– Asíiiiii córrete, muy biennnnn, córrete cornudito…
– Ahhhhhhhhhhh
– Hasta dentro de un rato, ah y vete preparando la lengua para comerme el coño cuando llegue…

Le colgó a su marido y luego se acarició la entrepierna, ese tipo de llamadas hacía que se pusiera muy cachonda. Llegó al piso de Gonzalo al que no había avisado de su visita y tocó en el timbre del portal.

– Si, ¿quien es?
– Soy Cristina, ¿puedo subir?
– Si, claro.

Entró al piso de Gonzalo y de una fugaz ojeada se dió cuenta que la casa estaba hecha un desastre. Él no es que estuviera mucho mejor, despeinado, sin afeitar, llevaba una bata de estar por casa y tenía pinta de no haberse duchado en días.

– ¡Que sorpresa Cristina!, perdona el desorden, no te esperaba, me hubiera arreglado un poco.
– Tranquilo no pasa nada, es culpa mía por presentarme sin avisar.
– ¿A que se debe la visita?
– ¿Tu que crees?, dijo Cristina sentándose en el sofá y cruzando las piernas.
– Me alegra mucho que hayas venido, respondió Gonzalo sentándose a su lado.
– Lo sé, por cierto esta tarde me he encontrado con Marina.
– ¿Y que tal?
– Pues como tu dijiste, me ha dicho que no quería tener ningún tipo de amistad conmigo, que me había metido en su familia y alguna chorrada mas, la verdad es que me ha jodido, me caía muy bien.
– Lo siento…
– No pasa nada, que les den…
– Que se jodan los Álvarez…
– Que se jodan, son unos hipócritas, van de buenos y de superiores y son una mierda, mira no te había contado nada, pero ¿sabes que he tenido un par de rollos con David hace unos meses?
– ¿Como que rollo?, ¿habéis follado?
– No exactamente, el día que fui a tomar las medidas a su casa para la habitación de su hija terminó de rodillas ante mi y corriéndose en los pantalones y otro día que vino a mi trabajo nos acercamos a una nave que tengo al lado y me comió el coño.
– ¡¡Joder!!
– Puedo hacer con él lo que quiera, me dan ganas de contárselo todo a su mujercita, ¿te imaginas?, provocaría dos divorcios en la familia, jajajaja.
– Seguramente.

Cristina le empezó a dar besos por el cuello mientras le desabrochaba la bata, luego le bajó los pantalones del pijama y se agachándose se metió la polla de Gonzalo en la boca a pesar de no estar en sus mejores condiciones higiénicas.

– Ahhhhhhhhhhhh, diossssssssssss que ricooooooooooo…
– Me encanta como te huele la polla, dijo ella chupando con ganas.
– Eres muy zorra, joder, ¡pero que muy zorra!

Se levantó limpiándose la saliva de la boca y de un puntapié se quitó las dos deportivas, luego se bajó las mallas negras del gym a la vez que el tanguita y se puso sobre Gonzalo.

– Voy a follarte y no voy a parar hasta que te corras dentro de mi.

Cumplió su palabra y le cabalgó con fuerza hasta que Gonzalo descargó en su interior sin apartar un segundo las manos de su culo. Inmediatamente se vistió y le dejó allí sentado con la bata abierta y los pantalones en los tobillos.

– Oye Cris, de lo que me has contado antes, mejor no digas nada, David es buen tío…
– Lo sé, no iba a hacerlo, era solo porque lo supieras.
– Ah vale, ¿cuando volvemos a vernos?
– Te llamo.
– Ok.

La despedida fue fría y rápida, casi como el polvo que habían echado, se inclinó sobre él para darle un pico de despedida. Cuando salió del gimnasio le entró la imperiosa necesidad de ir a casa de Gonzalo, aunque no sabía muy bien porqué, era como que tuviera que descubrirlo y en cuanto terminó con él supo que iba a ser la última vez que se iba a ver con Gonzalo. Luego pensó en su marido, iba excitada y con la lechada de Gonzalo entre las piernas y aunque le había hecho pajearse cuando estaba en el coche, al llegar a casa le iba a obligar a comerla el coño.

A él le encantaba hacerlo después de que otro tío se hubiera corrido dentro de Cristina.

Para ella había sido muy duro escuchar las palabras de Marina, la tenía mucha estima y la consideraba muy buena amiga. Quizás se había juntado con Gonzalo como parte de un juego morboso y por estar mas cerca de los Álvarez y sobre todo de David, pero aquello se había descontrolado y había tenido consecuencias graves. Ya no le veía ningún sentido seguir viéndose con Gonzalo, era mejor calmar las aguas y retirarse a tiempo.

Sabía que en unos días Gonzalo la volvería a llamar para quedar con ella y como en los últimos encuentros se pondría pesado para que se fuera con él y dejara a su marido. Sin embargo lo tenía muy claro y estaba decidida. Era la última vez.

Ya no volvió a cogerle el teléfono nunca más.

Un comentario sobre “Cornudo (75)

Responder a Leandro lo Escribio Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s