JORDI MARCOS

Tres torres hay enfrente de ti. Altas como unas cien veces tu altura y enormes y anchas como se describe a los gigantes en las leyendas fantásticas. Están comunicadas entre sí por un soporte elevado en las cabeceras superiores. Dicen que eso es una terraza de lujo donde se ven desde diferentes puntos panorámicos toda la ciudad. Es un privilegio el cual dudo que nos podamos permitir alguna vez en la vida. Como un lujo también, es que pueda observarlo desde el exterior y tú puedas escuchar mi voz describiéndotelo. Lo estás sintiendo, ¿verdad?

A propósito, veo que tienes el bello erizado. Sí, lo sé, la brisa es un poco fuerte cuando acrecienta el crepúsculo. A pocos metros calmado y silencioso se encuentra el mar. Está tan azulado y claro. Se reflejan en cantidad las luces dispares de la ciudad. Decoran el mar con celeste, rojo y naranja. Qué combinación más hermosa, ¿no crees? Aunque no veas con los ojos, sé que sientes aproximarte a lo que yo siento. ¿No sientes riqueza en eso? Como tus lágrimas que no puedes ver cómo van circulando por tus mejillas, pero si sientes su helor.

Bueno, sigamos disfrutando de esta privilegiada magia de la que, como millones de vidas, seremos dueños efímeros. ¿Quieres? Toma un trago te sentará bien. ¡salud!

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s