MOISÉS ESTÉVEZ

Su amigo y contacto en el FBI le pasó la documentación referente a V&B
Enterprise, aunque poco le aportaría. Este le dijo que casi todo lo concerniente
a dicha empresa estaba clasificado, y es que por lo visto se trataba de un
conglomerado económico que tenía contratos gubernamentales y sus
tentáculos llegaban a todos los rincones del planeta, incluido también cierto
trato sibilino con los de Langley, lo que hizo que a ambos le picara aun más si
cabe la curiosidad.
A su vez, al detective Anderson le embargó un sentimiento de frustración
y se lamentaba, ya que eso significaría que el caso sería harto complicado de
llevar, cuanto más de resolver. Un asunto como este le venía grande a un
simple investigador en el ocaso de su cansada y dilatada carrera profesional.
No quiso darse por vencido a las primeras de cambio, por lo que decidió
que lo intentaría, empezando claro está por ordenar su despacho, que quien
fuera que lo hubiese ultrajado, lo había dejado hecho un auténtico desastre.
Después se encaminaría hacia el Downtown para visitar las oficinas centras de
V&B…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s