AMPARO GIMENO

Antoni volvió a mirar su móvil, sintiendo una aguda punzada de dolor en su estómago. Aquella mujer alegre y resuelta, que la miraba con sus grandes ojos castaños, debía de volver. Acarició con nostalgia la pantalla, para apagarlo, cuando vio la fecha en la que se encontraban: 23/01/2019. ¡Madre mía, 23 de enero de 2019! Pero, ¿cómo se le había olvidado esa fecha tan señalada para Merry? Su Merry (alegría en inglés antiguo), debería estar furiosa con él.

¡Necio, más que necio!, se dijo a sí mismo, con acritud, mientras buscaba unos números de móvil, en la agenda de su teléfono electrónico. Enojado, realizó las llamadas pertinentes, sintiéndose mejor. Volvió a mirar la foto, entusiasmado, por su brillante idea: “¡Merry, nena, vas a volver a ser feliz, fijo! Por mis cojones que volveremos a ser muy felices. Y de paso, a que olvides o mitigues el dolor de todo aquello”, murmuró para sus adentros, exultante…

 

******************************************

 

▬ ¡Venga, mamá, decídete ya por el vestido que te vas a poner esta noche, por favor! Lo que pasaste, pasado está, por doloroso que fuera todo aquello. Ahora estamos nosotras y además, nunca la llegaste a conocer. Se murió antes de tiempo. En cambio, a nosotras, a Antoni, y a los yayos, nos tienes siempre.▬ merazonó con su lógica aplastante, mi hija mayor, Laura.

▬ Pero, ¡qué burra y que animal eres tú también a veces, Laura Masquefa Gascones! ¡No te das cuenta que así, la estás hiriendo aún más si cabe, so animal!▬ me defendió mi benjamina, de las arengas de su hermana mayor.

Miré alternativamente a mis hijas, pasando de ellas a mirar los dos vestidos que estaban tirados en mi cama. Mi primogénita, a veces tiene una carencia brutal de tacto, pero que es un excelente revulsivo psicológico. Que resulta más efectivo que la sutil delicadeza de mi pequeña Dolly.

Mi hija Bawie, se refería a un aborto que sufrí cuatro años antes de tenerla a ella. Este he me marcó para siempre. Y aunque más tarde, nacieron mis dos hijas, nunca deje de llorar internamente por mi bebé, por mi otra hija. Sobre todo, cuando es el aniversario de su triste y abrupta desaparición. Y cuando yo calculé mentalmente que hubiese nacido. Fue el producto de una violación, y aunque quise tenerla, un extraño accidente de moto, me obligó a perderla.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s