ECONOMISTA

La chica de prácticas llamó a la puerta de la directora del banco antes de entrar.

– Perdona Mariola, tienes a una pareja esperando.
– Vale, diles que tardo un par de minutos, estoy con una llamada importante, cierra por favor.

Cuando se quedó a solas siguió hablando por el móvil.

– Así que todo bien por Madrid, ¿no?
– Si, mucho mejor de lo previsto, contestó Claudia.
– Jajajaja, lo que todavía no sé es porqué no llegaste hasta el final con Víctor.
– No sé, bueno mejor poco a poco.
– ¿Así que tienes intención de volver a quedar con él?
– Creo que si, no lo sabemos todavía…
– ¿Y David que decía?
– Nada, estaba encantado.
– Que suerte tienes de que a tu marido le encanten estas cosas, tenemos que quedar esta semana y me cuentas con detalle todo lo que hicisteis, prométemelo.
– Vaaaaaale pesada, esta semana quedamos un día, ¿y tu que tal tu finde?
– Ya te contaré, quedé con un chico por el Tinder, bastante bien la verdad.
– Mmmmmmmmm, bien, también ya me contarás.
– No hay mucho que contar, quedamos en un bar y luego fuimos a follar a un hotel un par de horas, no creo que le vuelva a ver.
– ¿No te gustaba?
– Si, no estaba mal, pero solo fue un desahogo, llevaba semanas sin hacer nada, al que quiero follarme de verdad es a Lucas, no veas que ganas tengo de que llegue Marzo y cumpla los 18, se me van a hacer eternos estos 5 meses, pero bueno, de estas cosas ya sé que no quieres hablar.
– Si, mejor pasamos a otro tema.
– Bueno Claudia te voy a dejar, que tengo aquí a un par de clientes esperando, esta semana hablamos.
– Vale, adiós.
– Adiós guapa.

Mariola se levantó alisándose la falda de su traje y salió a la puerta.

– Ya pueden pasar, le dijo a una pareja de treintañeros que posiblemente fuera a pedir una hipoteca.

Claudia se quedó sola en su despacho, todavía serían las 10,30 y tenía media hora libre para su siguiente clase. Se acordó de Víctor y de lo que había pasado en su casa, como le había ido enseñando la cocina, el baño, las distintas habitaciones hasta que llegaron a la suya, luego entraron dentro, Víctor se acercó a ella sujetándola por la cintura y dijo que se lo había pasado muy bien que tenía muchas ganas de verla.

No tardó en poner sus labios sobre ella e inmediatamente bajar las manos hasta su culo, “eres muy guapa Claudia, ni te imaginas lo que te deseo”. Al principio fueron unos besos furtivos, pequeños picos, pero estaba muy a gusto en sus brazos, le gustaba como olía, la seguridad que desprendía y luego le metió la lengua en la boca y Claudia le correspondió. Se estaban morreando de pies en medio de la habitación.

Las manos de Víctor no dejaban de tocar el culo de Claudia mientras el beso cada vez se iba volviendo mas caliente y sensual. “Mi marido está esperando” le dijo, “pues que espere, no creo que le importe mucho”, contestó Víctor antes de volver a besarla. Cuando entraron en la habitación Claudia estaba algo excitada, pero quizás le podían los nervios de la situación, hasta que se fue soltando poco a poco “Víctor, vas muy rápido”, le intentó parar ella, “es que te deseo, desde que te ví la primera vez no he pensado en otra cosa que en este momento, estar así contigo”.

Siguieron besándose un par de minutos más, Claudia apenas le tocaba a él, pero Víctor no se quedaba quieto, había subido las manos para sobar los pechos de ella por encima del jersey, apretándoselos hacia arriba, “Me gustas mucho”, dijo Víctor mientras Claudia empezaba a jadear sin saber que responder. Por un lado vislumbró la idea de acostarse en ese momento con aquel médico tan guapo, pero había algo que se lo impedía, lo mismo era que su marido la estaba esperando a escasos metros en el salón o quizás no quería terminar de dar el último paso. En lo que se lo iba pensando seguían besándose y calentándose cada vez mas. Estaba a punto de ceder por completo hasta que le escuchó a David gritando “Claudia, donde estáis”, “me llama mi marido” le dijo a Víctor separándose de él, “dile que estás bien, que te quedas a pasar la noche conmigo”, “no Víctor, tengo que irme, es mejor parar ahora”, “espera no te vayas, dame otro beso y dime que vas a venir otra vez a Madrid, esto no puede quedar así”, “está bien, otro día intento volver de nuevo”, “eso no me vale, dime que quieres volver a verme”, dijo Víctor acercándose a ella para besarla otra vez. “vale, otro día quedamos”, dijo Claudia, “anda sal, que te espera tu marido”.

– ¡¡¡Aggggggggggg mmmmmmmmmmmmmmmm, ahhhhhhhhhhhhhh!!!!, gimió Claudia espatarrada en su silla con una mano en su coño y la otra por dentro de la camisa pellizcándose los pezones.

Apenas habían pasado 36 horas y ya estaba deseando volver a tener una cita con Víctor, todavía se quedó unos segundos disfrutando del orgasmo antes de abrocharse los botones del pantalón y recomponerse la camisa. Luego cogió el móvil y le mandó un whatsapp.

– Hola, ¿que tal has empezado la semana?
. 10:48
– Hola guapa, pues fenomenal, lleno de energía después de haber estado contigo este fin de semana, ya tengo ganas de otra cena. 10:56
– No corras tanto. 10:56
– Me da igual si tengo que ir donde me digáis, no tengo problema. 10:57
– Ya sabes que tenemos niñas, no podemos estar yendo todos los fines de semana a Madrid. 10:57
– Pues voy yo donde me digáis. 10:57
– Bueno, tu tranquilo, volveremos por Madrid, ya te diremos cuando. 10.57
– ¿Como que volveremos?, ¿vas a venir con tu marido de nuevo?. 10.58
– Si. 10.58
– Prefiero que vengas solas. 10:59
– Y yo prefiero que venga David. 10:59
– Me da igual, ven con quien quieras, pero ya sabes lo que va a pasar la siguiente vez que nos veamos, vamos a terminar lo que tenemos pendiente tu y yo. 11:00
– Tengo que ir a clase. 11:00
– Un beso rubia. 11:00

Pasados tres minutos de las 11 Claudia llegó a la clase de los de último curso, iba imponente marcando culazo con el vaquero y una camisa blanca metida por dentro. Se cruzó con Lucas y Mario que se la quedaron mirando sin perder detalle, no pudo evitar en pensar que posiblemente dentro de unos meses Lucas se iba a estar follando a Mariola. Por un lado le daba mucho morbo la idea, pero por otro le aterraba que se pudiera descubrir que uno de sus alumnos se estaba acostando con su mejor amiga. Podría verse en una situación bastante comprometida.

Cuando terminó la clase Lucas y Mario salieron al pasillo y se quedaron un rato charlando mientras veían a su profesora de inglés alejarse.

– Cada vez viene mas tremenda, joder me he pasado toda la clase mirando ese pedazo de culo, tiene que ser la hostia follarte a esa hembra, dijo Lucas.
– Si, tienes razón, estoy haciendo unos buenos dibujos de ella este año.
– A ver si me pasas alguno para pajearme con él, traémelo al insti…
– Vente a casa, que ya sabes que no me gusta traerlos aquí, no sea que se pierda y me busque un lío.
– Vale, esta semana me paso un día, hazme uno desnuda en la cama abierta de piernas metiéndose algo por el coño, lo que se te ocurra.
– Jajajajaja hecho. ¿Y que tal con Mariola?, ¿hay avances o no?
– Si, yo creo que la zorra está esperando a que cumpla los 18, no me lo ha dicho así de claro, pero si me lo ha insinuado.
– ¿Si?
– Eso creo, también me tiene mas salido que un mono, me estoy todo el día haciéndome pajas pensando en ella o en Claudia, o en las dos…
– Jajajajaj, pajero…
– Claro, tu como te has echado novia…
– Pues échate una tu también…si no tienes es porque no quieres
– Estoy centrado ahora en Mariola, estos días he visto bastante avance por su parte y paso de novias, algún rollete y vale…
– Pues como ella esté esperando que cumplas los 18, todavía te falta, no?
– Si, unos meses, de todas formas hoy hemos quedado, tenemos partido…cada vez que juego que ella me tengo que pajear luego en la ducha tío, me pone mucho el culo de pija que tiene…
– Jajajaja, lo que te decía antes, eres un pajero.

Sonó el timbre señal de que empezaba una nueva clase, cuando iban a entrar a sus respectivas aulas Lucas se giró hacia Mario.

– Luego hablamos…
– Espera un momento, dijo Lucas, – ¿oyes podrías hacerme un dibujo de Claudia con Mariola?, preguntó Lucas.
– ¿Las dos juntas?
– Si, desnudas y en actitud cariñosa, no sé, por ejemplo Mariola de pies contra la pared sacando el culo hacia fuera y Claudia de rodillas apartándole las nalgas con las manos mientras se lo come…
– Jajajajaja. Me parece bien, mañana por la tarde lo tienes, cuando quieras te pasas por mi casa…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s