PENÉLOPE

Me levanté de mal humor y discutí con mi pareja sin razón, estuve todo el día enfadada
conmigo misma, debía corregir mi error.
Se me ocurrió mandarle fotos desnuda, enfocando mis tetas, mi coño abierto y jugoso.
Para que olvidara el mal rollo.
Su reacción fue rápida, contestó con un mensaje en el que decía que hablaríamos
tranquilamente cuando regresara a casa del trabajo.
Ya por la tarde preparé una cena especial acompañada con un vino blanco exquisito.
Cuando llegó lo tenía todo preparado. Luces indirectas, una vela en la mesa y eche en
el salón mi perfume. Quería me oliera en cada rincón.
Se fue a duchar y poner cómodo después de darme un beso efusivo. Nos dispusimos a
cenar, descorchando la botella de vino.
Hablamos durante más de una hora de lo que había pasado por la mañana y
continuamos con mi ocurrencia de mandarle aquellas fotos. Había estado todo el día
pensando en mí y mi coño.
Entre risas y miradas picaronas, pasamos a sentarnos en el sofá, me dirigí a la cocina
para coger una botella de cava del frigorífico.
Llevaba una camisa negra transparente que dejaba ver mis tetas y el coño, tan corta
que justo me llegaba a la altura de la cadera .
Cuando fui a coger las copas de cava que estaban en un estante de abajo en la alacena,
al agacharme puse mi culo en pompas dejando asomará mi coño hinchado, noté como
desde el sofá me estaba mirando y me estremecí. Mis pezones se erizaron y la piel se
me electrizó.
Me acerqué y me senté en la mesita frente a él abierta de piernas para que me viera
bien ofreciéndole la botella de cava para que la abriera y sirviera.
Brindamos y puse mis pies a un lado y otro de el, para que no se escapara. Empecé ha
hablar de lo mucho que le deseaba, que estaba cachonda y tenía ganas de follar
mientras acerqué mi mano al coño frotándome el clítoris. Le quité la copa y la apoyé en
la mesa.
Me acerqué aún más a él quitándome la camisa, quedándome totalmente desnuda y le
puse una teta en la boca, muérdeme le dije.
Le cogí la mano y la llevé a mi coño para que notara lo mojada que estaba. Metió un
dedo y gemí de placer. Dejé que me tocara unos segundos y vi como su polla crecía. Me
arrodillé y le quité el pantalón del pijama. Su polla erecta estaba para comérsela y de
una vez me la metí toda en la boca con desenfreno arriba abajo, sin parar durante unos
minutos. Le salía unas gotas de semen y me aparte. No quiero que te corras aún, tienes
que follarme le dije.
Me di la vuelta apoyando mis manos en la mesita y dejando que mirara mi coño
húmedo por detrás . Levántate y méteme la polla le ordené .
Uff note su polla dentro de mi, me tenia bien cogida, con la mano derecha me
acariciaba el clítoris y con la izquierda me sujetaba con fuerza, me vuelves loca,
susurre. Movía mis caderas a su ritmo, no podía parar. Estábamos exhaustos, el sofoco
recorría mi piel. Mis mejillas ardían y mi coño palpitaba… le grite, me corro y en ese
instante explotó casi al mismo tiempo que yo notando como su semen corría dentro de
mi.
Nos fuimos a la ducha juntos y después nos terminamos la botella de cava mientras
repasábamos lo sucedido. Casi nos pusimos cachondos de nuevo.
Ya era tarde y nos fuimos a la cama.
https://womanpenelope.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s