LOBACO

La revancha.

La mañana del Jueves siguiente madrugué de nuevo para ir “a palomas” sin saber muy bien donde colocarme. Mantengo la premisa de no cazar un puesto dos días seguidos para no “quemarlos”. La intrusión de “los hienas” me había descuadrado los planes así que no lo tenía nada claro. Mientras apuraba mi chupito de “agua de fuego” del desayuno se encendió una bombilla en mi cabezota. Fue al percatarme que era un día laborable.

Con pocas esperanzas conociendo las artes y destreza palomera de aquellos dos. Recorrí los cuatro kilómetros para subir la cuesta donde el Domingo andaban “carroñeando”. La esperanza que el trabajo les hubiera impedido repetir su “hazaña” dió su fruto, allí no había ni dios. La sonrisa malévola que mi boca dibujó al comprobarlo terminó por hacerse carcajada.

Mejor que yo sabía que mi aviesa y retorcida mente iba a encontrar la manera de darles un más que merecido escarmiento. Bajé los trastos, solté a mi perro que por entonces se llamaba Uncas. Me coloqué en el primero de los puestos de la cumbre dispuesto a recibir las palomas que venían del dormidero.

La cumbre y el Júcar abrían un espacio que les servía a las palomas de corredor aunque a primera hora pasaban muy altas. Más pasarían tras haber aguantado apenas cuatro días antes un tiroteo de hiena.  Pero los dos “figuras” más malos que “arrancaos” no habían dejado pluma o vaina alguna. Los conocía bien presentí que no debían haber “tocado pluma”.

Aun así dejando pasar las imposibles conseguí bajar una que cayó desde una altura considerable. Regando tomillos y aliagas con sus frágiles y azuladas plumas.

Entonces la bombilla se encendió más aún, fue todo una coger aquella paloma y desplumarla al azar. En siete sitios a ambos lados de mi puesto para fingir ocho “pelotazos” en el radio de aquella postura.
Una vez pasaron las madrugadoras llego la hora de subir a la cresta apenas doscientos metros más arriba. Para tirar las que revoloteaban buscando comida y acomodo.

Las vistas eran impresionantes, los enormes pinos del lugar les ofrecían una buena atalaya para otear el peligro. Antes de bajar a beber al río o a comer al rastrojo.
Pero ese día el peligro era yo, perfectamente camuflado entre una encina y un enebro las recibí a escopetazos logrando tumbar tres más al suelo. Tres que desplume convenientemente regando estratégicamente cuantas aliagas, romeros y tomillos encontré. Marcando el mapa de una postura perfecta.

Más que satisfecho decidí retirarme, aún volaban algunas pero las dejé para otro día. Ya tenía bastante que desplumar y todavía quedaba la tarde. Antes de irme del lugar lo recorrí con la vista saboreando de antemano “el careto” de los sinvergüenzas al ver semejante “esplumaero”.

El broche final lo puse en el puesto de mañana con los restos del almuerzo del día anterior que vacié de mi vientre. Para que no tuvieran problema en encontrarlo, por aquello de marcar el territorio>.

-¡Hala que guarro agüelo, le dejaste una mierda a esos dos cabrones!-.
-¡Niño que te lavo la boca con jabón de sosa del que hace tu abuela!-

– Luego dirá tu madre que te enseño a decir tacos-.
-Si los aprendo de ti-.
-Bueno pero no practiques tanto que tú todavía tienes enmienda -.
-¿Y agüelo los cabro…digo los cazandangas como tu les dices volvieron y pisaron tu mierda?-.
– No sé chico si volvieron al lugar aunque presiento que así fue y que tampoco disfrutarían con lo que allí encontraron-.-Al año siguiente el día de la apertura en aquellos dos puestos hice una de las mejores tiradas de mi vida-.-De los Hienas cazandangas ni rastro-.
-Agüelo te quiero mucho y cuando sea grande seré tan buen palomero como tú-.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s