LOBACO

Los Hienas

Aquella espectacular y limpia mañana de Domingo todavía era temprano para liarse a voces. Con el sueño a medio desgranar y la tranquilidad de andar disfrutando unas buenas vacaciones. A pesar que mi carácter combativo no me permite dejar que me pisoteen. Sin saber muy bien dejé pasar la ocasión de decirles cuatro verdades. Una de esas veces que haces algo sin saber porqué pero sabiendo que has hecho lo correcto. Sabiendo de antemano que tragándote la hiel encontrarás mejor solución.

Eran dos, dos caraduras de los que aún siendo familia no se aguantan, de los que evitan hablarse cambiando de acera. Aún así “por casualidad” se habían encontrado en mi mejor puesto palomero el día de la apertura. Sabían de sobra quién era el autor de los mínimos cambios que hacía para acomodar mi puesto portátil en la vegetación. Sabían que era yo quién allí cazaba y aun así andaban repartiéndose las posturas.

En cuanto me vieron subir con mi “Lanrober” por la empinada y pedregosa senda se pusieron alerta e hicieron “manada de hiena”. Se unieron para dar apariencia de tener razón porque eso es lo que hacen los cobardes cuando se creen descubiertos. Lejos de intimidarme o cabrearme siquiera di media vuelta para desandar lo andado.

Mi primer pensamiento fue colocarme justo delante de ellos para matarle unas cuantas palomas en los “Hocicos. A diferencia de ellos sabía perfectamente por donde entraban y salían. Uno de los dos ya comprobó en el pasado la humillante amargura de esa técnica. Pero al parecer su avaricia y carencia de lances debían habérselo hecho olvidar.

Cierto es que en un coto social si no está acordado de antemano nadie tiene preferencia sobre ningún puesto. Tampoco es menos cierto que la caballerosidad y el pundonor deben guiar los actos de las gentes de bien. Un  Cazador que se precie debe alejarse de molestar a los demás en lugar de aprovecharse de ellos.

Y así obrábamos la mayoría. Excepto aquellos dos “cazandangas” que al ser incapaces de buscarse un buen puesto habían de robarselo al mejor palomero del pueblo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s