LOBACO

El último regalo que le dio la vida.

-¿Agüelo que miras?-
-Nada chico, solo el cielo, el monte, el prado, el aire, los conejos y a mi alma dispuesta para salir a encontrase entre ellos-.
-Que raro hablas macho-.
Ríe como cascabel mientras el abuelo le sonríe con ese rictus forzado del que nunca ríe sin una buena razón. Mientras se reconoce y conforta en las palabras del niño. Con apenas cinco años ya se conoce casi todos los pájaros del campo y ha enseñado a obedecer a su perro.
-¿Qué cuento me vas a contar hoy?-.
-Hoy voy a contarte una historia para que aprendas a distinguir entre la avaricia y la caballerosidad. De cómo la caza despierta lo más ruin y lo más noble del interior de las personas-. –Quizá todavía no me entiendas pero apréndetelo porqué cuando seas grande puede ayudarte a encauzar tu vida por el camino correcto-.

El pequeño no le entiende pero le quiere y respeta tanto que se mete de un salto entre las sábanas. Coloca su rubia cabeza sobre la almohada y con los ojos como platos espera impaciente el relato del abuelo.

< Cazar con un amigo o con alguien que tenías por tal no suele costar de averiguar más allá de cuatro lances o tres jornadas como mucho.
Lo ideal es reconocer a tu compañero de cacería como la persona que esperas. Compartir la dureza, las penas y alegrías, los triunfos y fracasos, la merienda y el esfuerzo en pleno campo une mucho a la gente.

Engrandeciendo sus cualidades y dejando de lado los defectos que todo Ser humano lleva impresos en su carácter y sus actos determinan.
Por desgracia la mayoría de las veces suele ser al contario, la avaricia, el egoísmo y la mezquindad hacen acto de presencia en la persona que pensabas era un dechado de virtudes. Pasa y demasiado a menudo que quién tu tenías por gran cazador termina siendo un ser vacío carente de toda ética rayano en el esperpento.

Es lo que tiene conocer a las personas en las soledades de el monte cuando no hay más juez ni testigo que la propia Naturaleza. Ahora entenderás porqué yo cazo solo>

-¿Entiendes mis palabras pequeño Hércules?-
-Todas no Agüelo pero las guardaré en mi cabezota hasta que las entienda-.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s