LOBACO

Prólogo

Desde la ventana cuelga su mirada que a pesar de estar gastada aún ansía traspasar el horizonte. Entre tanto su corazón cada vez más cansado jamás ha dejado de latir por él. Mientras sueña despierto espera a que llegue el niño recién bañado para acostarlo y contarle una de sus historias antes de dormir.  Mientras recuerda el escarmiento.

Mira una y otra vez el verde prado donde juegan los conejos entre dos luces y clava su mirada más allá. En la espesa ribera del río donde ya deben estar hozando los jabalines.
La barba que nunca cuidó ni de corta ni de larga y mucho menos se preocupó de rasurar. La calva sin un solo pelo desde hace mucho y unos fieros y azulados ojos que jamás se cansan de mirar el campo. Poco hace que lo anduvo y poco falta para volver y aun así los minutos le parecen horas.

Llega el niño de la mano de la madre que lo deja en la cama sin decir palabra, nunca le gustó su suegro y a él ni puta falta que le hace.

https://cazadorenlaoscuridad.blog/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s