ESRUZA

 

Infausta sensación que invade mi mente, mi cuerpo,

mi alma, y que se clava directamente en mi pecho.

Angustia que no deja razonar, que no deja pensar con lucidez

para resolver lo que hay que resolver.

 

Qué grande, incontrolable debió haber sido la tuya;

maldita sensación que te indujo a quitarte la vida.

Razones pudo haber muchas, pero nunca las sabré y

me quedé en un mar de preguntas sin respuestas.

 

Cuando pienso en ti, la angustia que siento se agiganta

y no la puedo controlar, sumándose el peso de tu

irrazonable ausencia a las ausencias que hoy me hacen daño.

 

Esa sensación la siento recorrer todo mi cuerpo, se vuelve física,

y se clava criminalmente en mi corazón, en mi mente y en mi alma.

Ausencias que lastiman y sólo dejan un mar de irrazonable angustia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s