MOISÉS ESTÉVEZ

Se encontraba ahora ante un dilema de índole moral: dejar el caso,
puesto que su cliente había muerto, por lo que tendría que olvidarse de sus
honorarios, o por el contrario, investigar dicha muerte e indagar en los
presumibles y oscuros motivos por lo cuales fue asesinada Lisa.
Optó por lo segundo, así que de camino a su despacho, mientras
conducía, hizo uso del manos libres para telefonear a un viejo amigo del FBI
que le debía algún que otro favor.
– Hola Jones, que tal estás. Necesito que me eches una mano con la
investigación en la que estoy trabajando.
– Qué hay Andy. De qué se trata.
– Me gustaría que averiguaras lo que pudieras sobre las actividades
empresariales de una compañía llamada V&B Entrerprise.
– Vale, perfecto. Tomo nota. En cuanto sepa algo te llamo. Dame un par
de días que ando algo liado.
– Muchas gracias Jones. Cuídate.
– Igualmente Andy. Un abrazo.
Cuando llegó a la oficina se llevó una desagradable sorpresa…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s