JORDI MARCOS

Mi último día en Bali. ¿Cómo se puede rendir máximo provecho a todo aquello que quizás no se volverá repetir? Me interrogaba meditativo caminando por las hierbas verdes y olorosas del paseo. Mis pensamientos se mezclaban con el sonido de los pájaros, las ramas frescas y el circular pacífico del agua de la laguna. Pura naturaleza, ¿de veras el mundo es así? Lo había leído en libros, visto en películas, pero nunca sentí las emociones a flor de piel. ‘’Para verlo hay que vivirlo… ‘’o mejor aún, ‘’sentirlo’’ ¿en qué orden lo pondrías? Para mí, es indiferente. Todo viene de la misma raíz, y se llama esencia.

Caminando erguido y con brío, hacía guiños infantiles a las ranas que me observaban como sorprendidas,desconociendo que animales se hallaban paseando de lado a lado. Desinteresado, dejaba tras el camino, a mis espaldas, maravillas de la naturaleza que eran regalos para los occidentales pobres y necios como yo. Como no llevaba papel ni tinta para sumergirlo en el mar, opté por regalarles una cuestión intangible. ‘’ ¿Quién se va a marchar y quién se va a quedar a conocer el próximo viaje conmigo?’’

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s