ESRUZA

 

La llama de mi vela se ha apagado

¿cómo pude tenerla encendida

tanto tiempo, si no me daba calor?

 

Luz había a mi alrededor y,

sin embargo, necesitaba la vela

porque mis ojos ciegos

no querían ver.

 

Ahora, abrí bien los ojos

Y pude ver lo que no veía

Bendita luz del día

en que logré ver lo que no veía.

 

Perdió intensidad la vela

no la necesito más

porque otra luz me ilumina,

una luz que no quería ver.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s