ESTHER DE PABLO

Ese día que nos removía la emoción, de niños, esperando los regalos o temiendo no tenerlos . Los sueños, a mi me acompañaban de vísperas con los motivos mas variados. Recuerdo uno en el que me traían una muñeca negra. No recuerdo haberlas visto entonces en las tiendas pero a mi no me sorprendió. La inocencia infantil no reconoce colores. Mi hijo vio por primera vez a una niña negra con dos años. Eran del mismo tamaño y él se acercó y le lamió la cara. Los padres nos reímos al ver el gesto y ellos se fueron a jugar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s