ECONOMISTA

Cristina estaba tumbada desnuda boca abajo y Gonzalo acariciaba su espalda sentado a su lado.

– Gracias por haber quedado hoy, lo necesitaba, dijo él.
– No hay de que, me gusta follar contigo.
– A mi también, si te digo la verdad me estoy encoñando de ti, me gustaría que estuviéramos juntos, tu marido es estúpido por compartirte con otros…
– Si no fuera así, tu y yo no podríamos estar haciendo esto y no es estúpido, solo un cornudo…
– Sabes a lo que me refiero.
– Si, lo sé, pero yo no quiero nada serio fuera del matrimonio, aparte del sexo, tengo un acuerdo con mi marido y es una cosa nuestra, no me importa que sigamos viéndonos, pero ya te dejé claro desde el principio que es algo consentido con él…
– ¿Y nunca te ha dado miedo de enamorarte o colgarte de algún tío con los que te acuestas?.
– Pues no, siempre hay alguno que puede ser especial o distinto o que folla de 10, pero a mi marido le quiero mucho. Es un cornudo, si, pero es mi cornudo.
– No entiendo mucho ese mundo, no sé que les pasa por la cabeza a los tíos que dejan hacer eso a sus mujeres…ahhhh por cierto, tenías razón en lo de mi cuñado David y su mujer, también son de esos….
– ¿Ah si?, cuenta, cuenta…
– Fue en la boda del otro día.
– No fastidies, ¿te lo dijo David o que?
– No tuvo que decírmelo, lo comprobé en primera persona, jejejeje.
– ¡¡¿Claudia?!!, no te creo.
– Pues creételo, ¿porque te iba a mentir?, metí la mano bajo su falda y la hice un dedazo ¡y ella se dejó!, jajajaja y lo mejor era que el cornudito de tu ex nos estaba mirando…
– ¡¡Joder!!, ya te digo yo que David estaría que se corría en los pantalones. ¿Os vió?.
– Seguro, estaba allí como un pasmarote mirando hacia nosotros mientras yo le metía mano a su mujer, ¡menuda zorra!, ¡¡no veas como se corrió!!
– Mmmmmmmmmmm, es muy morboso, no le pega nada a Claudia dejarse hacer eso, va de súper pija y de mujer de armas tomar…
– En el fondo es como todas, no le dice que no a un buen orgasmo, se notaba que estaba necesitada…
– Mmmmmmmmmmmmmmm, estas cosas me excitan mucho, me supongo que para ti también habrá sido muy morboso, ¡joder es la hermana de tu mujer!, la tendrías ganas…
– Pues si, mucho, conozco a Claudia desde hace muchísimos años, siempre me ha puesto y que sea mi cuñada pues imagínate, ¡¡menudo morbazo!!, ni en mis mejores sueños pensé que me iba a dejar hacer eso, aunque siempre nos hemos llevado bien y la he respetado, pero es que ¡¡llegué a meterla dos dedos en el coño!!
– Como sigas contándome esto me vas a volver a poner cachonda, jajajaja, ¿te pone mas Claudia que tu mujer?
– A ver, son distintas, Carlota era muy guapa de joven, pero no se cuida nada, ha engordado un montón aunque sigue teniendo unas buenas tetas, pero Claudia se nota que se cuida, hace deporte, ha tenido dos hijos y tiene el cuerpo como una de 20, bueno mas o menos como tu…
– ¿Y quien te pone mas, Claudia o yo?.
– Tú.
– Jajajaja mentiroso…
– Me hubiera gustado follármela, yo creo que ella estaba hasta dispuesta, lo mismo no es la primera vez que hacen ese tipo de cosas David y ella.
– Puede ser conociendo a David, es un cornudo con mayúsculas…prácticamente se me corría en los pantalones en cuanto le contaba como me follaban otros cuando era su novia…
– Jajajaja, siempre ha sido un flojo…pero no es mal tío, también le echaré de menos…
– ¿Ya no vas a seguir trabajando en la fábrica, no?.
– No, se dieron prisa en llamarme, el mismo domingo por la tarde me llamó mi suegro que no fuera a trabajar el lunes y tuvimos una reunión, se presentó con Carlota y un abogado, vamos que me hicieron una buena encerrona.
– ¿Te llevaron los papeles de divorcio?.
– No, eso no, pero me quieren perder de vista rápido, me hicieron una buena oferta como finiquito de despido y me regalan una casa para vivir, incluso me han dado a elegir el lugar, por si quiero irme de la ciudad.
– ¿Y que vas a hacer?.
– De momento les estoy haciendo esperar, tengo que hablarlo con un abogado, pero en una primera toma de contacto me ha dicho que la oferta es muy superior a lo que me corresponde, así que seguramente voy a aceptar, me ofrecen un buen dinero y un piso. Eso si, no para retirarme, tendré que buscar trabajo, a ver donde voy yo ahora con 50 años…
– Seguro que algo encuentras…
– Bueno no voy a pensar en eso, en cuanto tenga el piso a mi nombre te puedes venir cuando quieras.
– Por supuesto, yo también tendría que hablar con Marina, es amiga mía del gimnasio y no sé como se habrá tomado esto de que tu y yo estemos juntos y os hayáis divorciado por mi culpa…
– Pues conociendo a la familia Álvarez no te extrañe que no te vuelva a hablar y el divorcio no ha sido por tu culpa, tu quizás ya hayas sido el acelerante de todo, pero yo tampoco estaba a gusto con Carlota y…no sé ni lo que te iba a decir, se me está viniendo a la cabeza Marina y tu en el gimnasio, mmmmmmmmmmm, vaya dos.
– ¿También te gusta Marina?.
– Está muy buena, es de tu tipo, alta, pelo largo y se ha puesto un par de buenas tetas…
– Es muy guapa…
– Si, mucho.
– Vamos que te ponen tus dos cuñadas…
– Pues si, cada una a su manera, aunque a Marina nunca le he caído muy bien, no sé porqué, jejejeje…
– ¿A cual de las dos te follarías?
– Me follaría a las dos, pero si tuviera que elegir a una sería Claudia, es la hermana de mi mujer, mucho mas morbo y está muy buena además…
– Marina tiene un cuerpazo también, la he visto desnuda en el gimnasio muchas veces en el vestuario…
– Calla zorra, no me digas esas cosas, dijo Gonzalo sobándose el paquete.
– ¿Se te está poniendo dura?
– Ya hace rato que la tengo dura.
– Y eso que no te he contado como está Marina sin ropa.
– Eres una morbosa de cuidado.
– ¿Quieres que te lo cuente o no?.
– Por supuesto, descríbemela con detalles…

Gonzalo bajó la mano apartando la sabana que tapaba el culo de Cristina, luego le metió la mano entre las piernas.

– A mi me parecía que tenía un muy buen cuerpo antes y eso que ha tenido 4 hijos, alta, esbelta, ya no tenía barriguita, con 43 años puede que las tetas si se le hubieran quedado algo fofas, el culito no era de estos duros duros, pero lo tenía muy buen puesto y ahora las tetas nuevas le han quedado perfectas…y me encantaba su coñito siempre perfectamente recortado o depilado…
– Ahora sí que la tengo dura, ¡tu si que tienes un culo fantástico Cristina!
– Ummmmmmmm, ronroneó Cristina moviendo las caderas, – ¿a quien te follarías ahora a Marina o a mi?.

– A Marina, por supuesto, pero en esto seguro que eres mucho mejor que mis dos cuñadas, eres un puto volcán en la cama y joder ¡menudo vicio tienes!
– Tu también eres bastante vicioso…
– Noooooo, yo soy un guarro, dijo Gonzalo agachándose para meter el hocico entre las nalgas de la larguirucha, – me encanta como te huele el culo, te lo estaría lamiendo durante horas….
– Mmmmmmmmmmmmmmmmmmm…
– ¡Quiero darte por el culo!
– Tienes la polla demasiado gorda para eso…
– Seguro que alguna mas grande has tenido ahí dentro…
– No te digo que no.
– Vamos, deja que te encule, ¡esto si que no se lo he hecho a mi mujercita!, solo me ha dejado alguna puta…
– ¿Me estás llamando puta?, dijo Cristina dejándose lamer el ano.
– ¡¡Tu eres mas puta que las putas!!, vamos ponte a cuatro patas, ¡te voy a romper el culo!
– Mmmmmmmmmmmmmm que malo, dijo Cristina haciéndole caso.

Gonzalo se escupió en la polla y se la restregó por las nalgas a la vez que ella movía su larga melena sensualmente antes de mirar hacia atrás.

– ¿Me la vas a meter?.
– Me encanta cuando te pones así a cuatro patas con estas piernazas y las caderas que tienes, dijo azotándola una vez.
– ¡Métemela cabrón!, a que estás esperando…
-¿Por el culo?, dijo Gonzalo.
– Pues claro, ¿no es lo que querías?
– ¡¡Joder que puta, te vas a enterar!!

Con la poca lubricación de un salivazo que dejó caer entre sus nalgas Gonzalo introdujo su gruesa polla en el entrenado esfinter de Cristina. Sin duda alguna por ese culo habían pasado vergas mucho mas grandes y gruesas pensó Gonzalo cuando la tuvo toda dentro. La sujetó por las caderas y embistió fuerte. Cristina gimió y luego giró la cara hacia atrás.

– La tienes metida toda entera, mmmmmmmmm, que ganas de encularte tenía…
– ¡Mas fuerte!, ¿no me ibas a romper el culo?.
– Jajajaja, ¡pero que zorra eres!, tomaaaaaa…

Un nuevo empujón y la tripa de Gonzalo chocó contra las nalgas de ella.

– ¡¡Fóllame, fóllame!!, más rápido, ¡¡vamos dame más rápido!!

Gonzalo aceleró sus acometidas gimoteando como un cerdito.

– Ohhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhhhhh, ¿asiiii te gusta?.
– ¿Eso es todo lo duro que me puedes dar?.
– Joder, no puedo contigo, me matasssssss, me matassssssssssss…ohhhhhhhhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhh, dijo Gonzalo dejándose ir cuando Cristina comenzó a lanzar el culo con fuerza hacia atrás para buscar sus acometidas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s