MOISÉS ESTÉVEZ

Salieron del Ayuntamiento con todos los trámites arreglados: la fecha de
la boda fijada, el lugar, los testigos… lo imprescindible para celebrar su unión
en un acto modesto e íntimo.
Decidieron hacerlo así, de mutuo acuerdo, estaban convencidos de que
era lo mejor y no tenían ninguna duda de que serían igual de felices después
de formalizar su unión de lo que lo eran ahora.
Subieron hacia el SOHO por Brodway dando un paseo para hacer las
compras que el día antes habían planificado. Tras varias tiendas y boutiques
visitadas, los resultados fueron dispares. David se hizo con una magnífico traje
y tres elegantes camisas, mientras que a Mark no le convenció nada de lo que
se probó. No le importaba, ya que todavía tenía tiempo y no quería
precipitarse. Quería encontrar las prendas adecuadas y optó por irse con las
manos vacías, todo lo contrario que su amada pareja.
– Me parece estupendo – Dijo David cuando vio que Mark se mostraba
reacio a comprar algo que no le satisfacía completamente. – Vendremos otro
día, pero como tú no has gastado un pavo, te toca invitar al almuerzo, que
tengo un hambre que me muero. –
– Eso está hecho. – Contestó Mark sonriente – con una condición, que
reguemos la comida con un buen vino, me apetece. –
– No es para nada una mala condición. – Bromeó David.
Cogidos de la mano encaminaron sus pasos hacia Little Italy, no sin
antes darse un largo y cariñoso beso…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s